ONU: Fuerzas de paz de la ONU fueron emboscados en Congo

Presuntos rebeldes emboscaron el martes a una unidad de soldados de Tanzania de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas en el este de la República Democrática del Congo, matando a dos de ellos e hiriendo a 13, dijo en un comunicado el vocero del secretario general del organismo.

La emboscada ocurrió un día después de que se registraran disparos en la misma región contra un helicóptero que transportaba al comandante de la misión de paz, según el comunicado emitido tarde el martes.

La ONU señaló que los soldados de Tanzania fueron atacados por "presuntos elementos de las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF por sus iniciales en inglés) en Territorio Beni, en Kivu del Norte". La organización culpó a "elementos armados no identificados" del ataque al helicóptero.

"El secretario general también condena en los términos más enérgicos las continuas atrocidades perpetradas por las ADF contra civiles indefensos en el área de Beni", agregó el comunicado.

El este del Congo, rico en minerales, ha sufrido la violencia de varios grupos rebeldes armados, incluidas las ADF, desde el genocidio en Ruanda hace dos décadas. La misión de paz, la más grande de la ONU, incluye una brigada de intervención cuyo único mandato es tomar acciones militares ofensivas contra grupos rebeldes.

Herve Ladsous, jefe de la fuerza pacificadora, visitó el Congo a fines del mes pasado en un intento de suavizar las relaciones con el presidente Joseph Kabila, quien quiere que la fuerza pacificadora, conocida como MONUSCO, reduzca significativamente su presencia hacia una salida eventual de la nación.

El enviado de mayor rango de la ONU al Congo, Martin Kobler, ha advertido que una salida demasiado prematura de la misión, que ha costado 1.300 millones de dólares y cuenta con 21.000 efectivos, sería desastrosa.

Kobler tuiteó el martes que condenaba los ataques más recientes, pero que "MONUSCO conducirá operaciones ofensivas sólidas".

La ONU dice que hasta el 31 de marzo, han muerto al menos 86 soldados pacificadores de la misión, en su mayoría por accidente o enfermedad. Sólo nueve de esas muertes han sido atribuidas a un "acto malicioso".