Dominicana: detienen a 13 personas por incendios forestales

Las autoridades dominicanas detuvieron a 13 personas por su presunta vinculación con los incendios forestales que han afectado en las últimas semanas diversas zonas del país, incluidas algunas reservas medioambientales.

"Los vamos a acusar formalmente como autores de los incendios", dijo el martes Bautista Rojas, ministro de Medio Ambiente. Insistió en que los incendios forestales "son hechos criminales" por lo que no se conformará con sanciones administrativas o multas.

El mayor de los incendios consumió más de 10 kilómetros cuadrados de la reserva del parque nacional Valle Nuevo, en la cordillera central del país. Las llamas llegaron al pueblo de la Colonia Japonesa y el humo obligó a detener las actividades, incluido el turismo de montaña, en la localidad de Constanza, 150 kilómetros al noroeste de la capital.

Rojas aseguró que el incendio en el parque nacional ya fue extinguido y que dos hombres fueron detenidos como presuntos responsables de al menos uno de los focos.

Los campesinos acostumbran quemar algunos predios para usarlos de forma posterior como sembradíos.

"Si son humildes campesinos, que nos digan cuál es el poderoso que está detrás" de la quema de terrenos, indicó el funcionario.

Otras 11 personas, entre ellas un haitiano, fueron arrestados por su supuesta vinculación con incendios en otras zonas del país.

El procurador general, Francisco Domínguez, había anunciado el viernes que instruyó a todos los fiscales y a la Procuraduría del Medio Ambientes a actuar "de forma drástica y sin contemplaciones" contra los responsables de los incendios.

"Es necesario aplicar las más severas sanciones" contra quienes sean sorprendidos o denunciados "por causar o propiciar incendios en áreas naturales", sostuvo el procurador.

Rojas detalló que el martes cientos de brigadistas trabajaban para detener el fuego en diversos puntos del parque nacional Los Haitises, 70 kilómetros al noreste de la capital. Explicó que las condiciones geográficas del parque, caracterizado por miles de montículos, dificultaban las labores de extinción del fuego.

Las altas temperaturas y una prolongada sequía que afectan a gran parte del país contribuyen en la propagación de los incendios.