Desafiado por "Going Clear", Tom Cruise enfrenta otra prueba

Cuando Janeane Garofalo le preguntó a Brad Bird, el director de "Misión: Imposible -- Protocolo Fantasma", sobre Tom Cruise en un evento reciente en el Festival de Cine de Tribeca, la actriz lo acribilló con alusiones al documental sobre la cienciología "Going Clear". Bird lo llamó una "alusión muy íntima", pero Garofalo rápidamente discrepó.

"Ya no", dijo. "Ese documental. ... ¡Guao! 'Going Clear', ¡podríamos hablar de eso todo el día!".

Eso probablemente no es lo que Tom Cruise y los realizadores de la nueva entrega de "Misión: Imposible", "Rogue Nation" ("Nación secreta"), quieren escuchar. "Going Clear: Scientology and the Prison of Belief", el documental de Alex Gibney basado en el libro del periodista ganador del Premio Pulitzer Lawrence Wright, fue una revelación para muchos y un innegable reto para Cruise, quien en años recientes ha acallado su apoyo público a la cienciología.

La película y el libro hicieron más que cualquier otro que se haya publicado antes para exponer a la sigilosa organización y detallar algunas inquietantes afirmaciones en relación con Cruise, el rostro más famoso de la cienciología. Cruise no se ha pronunciado públicamente sobre "Going Clear", un silencio que podría ser difícil de mantener dadas las exigencias de promoción de una superproducción de verano que espera facturar unos 700 millones de dólares en la taquilla mundial.

El estrellato de Cruise se ha mantenido indestructible por años. Sobrevivió uno de los desastres de relaciones públicas más notorios de 2005, cuando cambió a su antigua publicista por su hermana, Lee Anne DeVette, una seguidora de la cienciología; enamoró dramáticamente a su eventual tercera esposa, Katie Holmes; y saltó sobre un sofá durante una entrevista con Oprah Winfrey.

Diez años después un documental podría parecer tan solo una pequeña amenaza para un astro de renombre global que ya ha capeado tormentas mediáticas sobre sus creencias en la cienciología. O "Going Clear" podría persistir como un importante desafío para Cruise en un momento en el que su influencia en la taquilla podría estar menguando y en una era donde la privacidad pocas veces perdura.

El impacto de "Going Clear" también ha sido inusualmente grande. Cuando se transmitió por HBO el 29 de marzo, poco después de estrenarse en salas de cine, se convirtió en tendencia en Twitter. Los críticos lo llamaron un "barril de pólvora" y un "desarme abrasador de la cienciología".

Wright y Gibney insisten en que los seguidores de la cienciología tienen la libertad de creer en lo que quieran, pero sostienen que la iglesia debe asumir la responsabilidad de lo que alegan es un tratamiento abusivo frecuente. Los cineastas han presionado por un cambio ya sea en la exención de impuestos a la cienciología o a través de sus influyentes y más famosos seguidores: Cruise y John Travolta.

"No hay muchas alternativas y las agencias del orden están obstaculizadas", dijo Wright. "Lo que queda es que los periodistas llamen la atención a lo que está pasando y al menos informen a la gente. Ciertamente estamos señalando a algunas celebridades porque tienen una responsabilidad moral y nos estamos asegurando de que tienen que reconocer esto".

Travolta reaccionó en una entrevista en abril mientras promocionaba su más reciente filme, "The Forger". Dijo al diario The Tampa Bay Times que no vería un documental "tan decididamente negativo" cuando sus décadas como cientólogo no han sido "más que brillantes" para él.

"No he vivido nada de lo que se ha alegado, así que ¿por qué habría de comunicar algo que no es verdad para mí?", dijo Travolta al periódico. "No tendría sentido, como tampoco para Tom, me imagino".

Los representantes de Cruise no respondieron a solicitudes de comentarios. La Iglesia de la Cienciología ha llamado el documental "una diatriba falsa unilateral" que se apoya en testimonios de "apóstatas amargados y vengativos".

Cuando el trailer de "Rogue Nation" debutó a fines de marzo, las preocupaciones sobre la cienciología pasaron a segundo plano ante las proezas de Cruise en una escena peligrosa. El clip, que ya ha sido visto más de 7 millones de veces en YouTube, muestra al astro colgado de un avión despegando, una acrobacia que él mismo realizó.

Pocos dueños de cines en la convención anual CinemaCon en Las Vegas, donde Cruise presentó un adelanto del filme, parecieron preocupados sobre su poder de atracción.

"Mientras haga una buena película, la gente acudirá a verla", dijo Morris Schulman, presidente de los cines Schulman Theaters Inc. en Texas. "'Misión: Imposible' es una gran serie y estamos emocionados de tenerla este verano. ¿Colgar de un avión? Eso es bastante espectacular. Es genial".

Pero algunos creen que Cruise está en una encrucijada. Jeetendr Sehdev, un profesor de mercadotecnia en la Universidad del Sur de California y un experto en promoción de celebridades, dice que la gente se siente cada vez más incómoda respecto a Cruise y que su "fama artificiosa" está pasada de moda.

"El documental va a tener un impacto sobre 'Misión: Imposible' cuando salga", dijo Sehdev. "Los secretos en Hollywood de verdad ya no son sexy. El público está buscando más que nunca transparencia y autenticidad en sus celebridades".

"Mission: Impossible -- Rogue Nation", que reunió a Cruise con Christopher McQuarrie (el director de "Jack Reacher" y guionista de "Valkerie" y "Edge of Tomorrow"), llega luego de varios estrenos no muy memorables para el actor de 52 años. Sus últimas tres películas -- "Jack Reacher", "Oblivion" y "Edge of Tomorrow" -- no lograron recaudar los 100 millones de dólares en la taquilla norteamericana.

Aunque Sehdev cree que es imperioso que Cruise aborde "Going Clear" y remodele su imagen para la generación de chicos expertos en las redes, Amy Nicholson, crítica de cine de LA Weekly y autora de "Tom Cruise: Anatomy of an Actor", piensa que "es injusto que nos obsesionemos con esta religión y esta iglesia cuando él obviamente cree tanto en ella".

Nicholson dice que Cruise necesita renovarse no en cuanto a relaciones públicas, sino en cuanto a cine.

"Me frustra la última década de su carrera", dijo. "Ya no está haciendo 'El color del dinero'; está haciendo 'Misión: Imposible'. Pienso que está un poco preocupado: necesita demostrar que es el astro más grande de la taquilla mundial una vez más antes de volver a enfocarse en la actuación".

___

La corresponsal de AP Lindsey Bahr contribuyó a este reporte desde Las Vegas.