Brasil: procurador pide investigar a diputado por Petrobras

El procurador general de Brasil sostuvo que existen elementos suficientes para investigar al presidente de la Cámara de Diputados por su supuesta participación en el esquema de sobornos en la petrolera estatal Petrobras.

Rodrigo Janot envió un documento a la Suprema Corte en el que reafirmó su decisión de mantener al líder de la cámara baja Eduardo Cunha en la investigación junto con otras docenas de políticos que han sido nombrados como sospechosos en la red, dijo el martes la oficina de prensa de la Procuraduría Federal.

Cunha es uno de los políticos de más alto perfil en ser nombrado hasta ahora en el escándalo y había pedido que se suspendiera la investigación en su contra tras negar haber recibido sobornos de compañías contratistas de Petrobras.

Sin embargo, Janot indicó que uno de los testigos clave afirmó con detalle que Cunha fue el destinatario de varios pagos fraudulentos. Alberto Youssef, un negociante de divisas en el mercado negro, sostuvo que Cunha y su Partido del Movimiento Democrático Brasileño, aliado del oficialista Partido de los Trabajadores, recibieron pagos de las empresas Samsung y Mitsui en un contrato de renta de plataformas.

La Suprema Corte es la que debe aprobar cualquier investigación de legisladores o altos funcionarios de la rama ejecutiva, según la ley brasileña. Cualquier cargo delictivo o juicio contra esas figuras debe ser aprobado por el máximo tribunal.

Janot encabeza la pesquisa sobre la red de sobornos en Petrobras que tiene a más de 50 políticos bajo la lupa.

Según la Procuraduría Federal, varias empresas de construcción sobornaban a directores de Petrobras designados en el cargo por su afiliación política a cambio de contratos millonarios con la petrolera con precios inflados. Tres exdirectores de Petrobras y el extesorero del gobernante Partido de los Trabajadores han sido detenidos y enfrentan cargos por corrupción y lavado de dinero, así como decenas de empresarios de compañías de ingeniería y construcción que hacían negocios con Petrobras.

Toda la cadena de producción petrolera se ha visto afectada por los sobornos. Petrobras informó a fines de abril que el caso causó pérdidas por unos 2.100 millones de dólares a lo largo de ocho años.

Una de las mayores víctimas fue la empresa Sete Brasil. La compañía se volvió emblemática para la creciente industria brasileña tras el descubrimiento de ricos yacimientos submarinos después de que fue establecida en 2011. Sin embargo, se quedó sin fondos para construir sondas de perforación.

Una corte federal ordenó el lunes la suspensión inmediata de los contratos entre Petrobras y Sete Brasil y del otorgamiento de un préstamo del Banco Nacional de Desarrollo a la empresa por considerar las negociaciones "nocivas al patrimonio público por ser marcadas por el episodio de corrupción".

Un exdirector de Sete Brasil reconoció públicamente que la compañía aceptó sobornos a cambio de contratos.