Cortafuegos legal protege firmas chinas de demandas

Las compañías chinas se protegen de la jurisdicción de los tribunales de Estados Unidos, cuyas empresas e inversionistas no pueden demandarlos, según un informe de una entidad federal.

El informe publicado el martes por la Comisión de Seguridad EEUU-China dice que las compañías del país asiático que operan en Estados Unidos han levantado un cortafuegos jurídico que las vuelve en gran medida inmunes a la jurisdicción de los tribunales y entidades normativas.

Usan estructuras empresariales complejas que protegen a sus compañías matrices radicadas en China de juicios en Estados Unidos. Y suelen alegar que las leyes chinas del secreto bancario las exentan de entregar pruebas y responder a requerimientos de las cortes.

El informe pide al Congreso una ley que someta a las compañías chinas a la jurisdicción de las cortes estadounidenses y las obligue a designar agentes que acepten comparendos y otros documentos judiciales.

En la actualidad, a quien demande a una compañía china le resultará "casi imposible" entregar citaciones a los acusados en Estados Unidos, dice el informe.

Los demandantes deben recurrir a un engorroso proceso internacional para entregar citaciones y buscar pruebas en China. La documentación debe ser traducida al chino y entregada al gobierno en Beijing, que suele rechazar casos por presuntos errores.

El informe, redactado por el investigador de la comisión Kevin Rosier, estudió varios casos que implicaban a bancos estatales chinos y otras firmas financieras.

En un juicio en 2011 a compañías chinas que presuntamente vendían accesorios de moda falsificados, Gucci America trató sin éxito de obligar al banco estatal Bank of China a entregar actas financieras relacionadas con los bienes en disputa. Bank of China argumentó que la ley china le prohibía dar esa información. El caso está empantanado en las cortes desde hace más de cuatro años.