Shangai prohíbe a parientes de funcionarios dirigir empresas

Las autoridades de Shangai han aplicado la legislación más estricta hasta la fecha sobre las actividades de miembros del gobierno al prohibir que sus cónyuges, hijos o cónyuges de hijos dirijan negocios privados.

Un aviso colocado la semana pasada en el sitio web del gobierno municipal indicó que no se permitirá a estos familiares hacer negocios en la ciudad. El veto afecta tanto a los parientes de altos cargos como a los responsables de departamentos municipales, gobiernos de condado y distrito y tribunales. Estos funcionarios ya tenían prohibido dirigir empresas.

Las normas obligan a los funcionarios a revelar los empleos de sus cónyuges e hijos al gobernante Partido Comunista, pero no de forma pública. El partido se había resistido a la clase de control público --como revelar los activos de los líderes del partido-- que las voces críticas creen necesario para erradicar la corrupción.

Las leyes chinas ya prohíben algunas actividades a los parientes de los altos cargos desde 1985, pero las nuevas normas son las más amplias y específicas hasta la fecha, y llegan en medio de una campaña anti corrupción más amplia del gobierno.

El veto en Shangai podría abrir paso a una campaña nacional contra las actividades empresariales de los familiares de funcionarios, indicó la estatal Agencia de Noticias Xinhua.