Perú: indígenas aislados matan a colono en la Amazonía

Indígenas nómades que viven en aislamiento voluntario en la Amazonía peruana ingresaron a una remota comunidad de colonos indígenas y mataron a un comunero de un flechazo, informó el lunes el gobierno.

El Ministerio de Cultura dijo en un comunicado que un grupo no determinado de indígenas de la etnia Mashco Piro se encontró con Leonardo Pérez, de 20 años, en uno de los caminos rurales de la comunidad de Shipetiari y le dispararon una flecha "que dio en el pecho del joven, provocándole la muerte".

Klaus Quicque, presidente de la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes, que ha trabajado en la zona por más de tres décadas, dijo a The Associated Press que los Mashco Piro "siempre han habitado la zona, inclusive antes que se formara la mencionada comunidad, pero mantenían una actitud pacífica, evitaban el contacto y huían de los extraños".

Agregó que "hasta el momento no hay una explicación lógica para el comportamiento de estos indígenas, pero según hipótesis que baraja la federación se debería a la presión que sobre ellos ejercen los colonos, madereros ilegales y otros o quizá a la necesidad de recuperar sus territorios ancestrales".

Según el gobierno, desde enero los Mashco Piro han ingresado tres veces a la comunidad cercana al Parque Nacional del Manu, que alberga una de las mayores diversidades biológicas del mundo. La Federación añadió que los comuneros han ahuyentado a los indígenas realizando disparos al aire.

En diciembre el gobierno evacuó a medio centenar de colonos de otras dos comunidades en una zona cercana, tras incursiones de otro grupo de indígenas Mashco Piro que pedían alimentos y herramientas.

Desde 2011 se han producido contactos esporádicos con los indígenas aislados.

Las leyes peruanas prohíben el contacto físico con unas 15 tribus aisladas del país, que se calcula tienen entre 12.000 y 15.000 miembros que viven en la Amazonía al este de los Andes. La razón principal es la seguridad de los indígenas: sus sistemas inmunológicos son muy vulnerables a los gérmenes que portan otras personas.

Los expertos coinciden en que los Mashco-Piro, unos 600 actualmente según cifras oficiales, decidieron vivir en aislamiento voluntario desde el siglo XIX como una forma de huir de los extraños que los esclavizaban para obtener caucho.