Tailandia: 4 detenidos en pesquisa por tráfico de personas

La policía arrestó a tres funcionarios tailandeses y un ciudadano de Myanmar en una operación contra una red criminal que trafica a musulmanes perseguidos en Mianmar rumbo a Tailandia y los mantiene cautivos en campamentos donde muchos han fallecido antes de poder pagar el rescate exigido por su libertad.

Los arrestos expusieron un vínculo entre los traficantes de personas y las autoridades tailandesas, que aparentemente han recibido sobornos ya sea por complicidad con los traficantes o para hacerse de la vista gorda en las operaciones, de acuerdo a grupos de derechos humanos.

La policía tailandesa actuó de manera eficaz tras el macabro descubrimiento del viernes, en el que encontraron un campamento en la selva que colinda con Malasia. En dicho campamento se encontraron las tumbas de 26 personas que se cree buscaban asilo, o migrantes de Mianmar y la vecina Bangladesh.

Las autoridades en la zona montañosa de Padang Besar, un distrito en la provincia de Songkhla, se utiliza regularmente para traficar con musulmanes de la etnia rohingya, que son una minoría perseguida en la vecina Mianmar, así como nativos de Bangladesh y otros inmigrantes hacia un tercer país. Muchos aspiran a llegar a Malasia, que es de mayoría musulmana.

El descubrimiento del campamento fue el golpe más reciente a la imagen de Tailandia, tras repetidas aseveraciones de que combatía el tráfico de personas.

En junio pasado, Estados Unidos colocó a Tailandia en su categoría más baja -- nivel 3 -- en su evaluación anual de gobiernos en el combate al tráfico de personas.

Tailandia ha prometido actuar para salir de esa lista, pero su reputación ha sido sacudida tras las recientes revelaciones de The Associated Press de que algunos barcos pesqueros tailandeses contaban con tripulación de Mianmar, Camboya y Laos que son obligados a trabajar o en condición de esclavos.

Se encontró a un sobreviviente en el campamento abandonado, un sujeto de 28 años llamado Tutan Saha, quien dijo ser de Bangladesh y que era golpeado regularmente con un palo por sus captores, que demandaban un rescate que no podía pagar.

___

La periodista de Associated Press Jocelyn Gecker en Bangkok contribuyó con este despacho.