Pyongyang enviará a alto cargo a Rusia, no a su máximo líder

El jefe de estado oficial norcoreano, y no su líder absoluto Kim Jong Un, será quien visite Rusia este mes para asistir a las celebraciones del 70 aniversario de la victoria soviética sobre la Alemania nazi.

Kim Yong Nam, presidente del Presidio de la Asamblea Suprema del Pueblo, viajará a Rusia para participar en la ceremonia, señalaron el lunes los medios estatales de Pyongyang.

Esos planes se hicieron públicos después de que Rusia dijera la semana pasada que "asuntos internos" no especificados impedirían a Kim Jong Un salir del país para las celebraciones del 9 de mayo. Habría sido su primer viaje al extranjero desde que asumió el poder a la muerte de su padre, el dictador Kim Jong Il, a finales de 2011.

El ministro ruso de Exteriores dijo en marzo que Kim estaba entre los 26 líderes mundiales que habían aceptado una invitación al evento.

Ni Rusia ni Corea del Norte explicaron por qué Kim Yong Un no visitará Moscú este mes. Analistas externos especularon con que podría haber sido reacio a compartir la atención con otros gobernantes, lo que socavaría su imagen de líder supremo en casa. También podría haber tenido reparos de que su primer destino en el extranjero fuera Rusia, y no China, que sigue siendo la principal fuente de ayuda de Corea del Norte, según los analistas.

Moscú y Pyongyang se distanciaron tras el colapso de la Unión Soviética en 1991, pero han mejorado en los últimos años. Para Corea del Norte, tener mejores lazos con Rusia reduciría su dependencia económica de China.