Acusado en balacera de Texas era muy conocido por el FBI

Desde 2006, el FBI había estado investigando a Elton Simpson, uno de los presuntos responsables de la balacera ocurrida afuera de la sede de un concurso de caricaturas sobre el profeta Mahoma.

Agentes grabaron al hombre joven de Phoenix hablando sobre combatir a herejes en nombre de Alá, de sus planes para viajar a Sudáfrica y vincularse a "hermanos" en Somalia, y sobre utilizar la escuela como una fachada para ocultar sus intenciones al viajar al extranjero.

Simpson fue arrestado en 2010, un día antes de que, según las autoridades, viajara a Sudáfrica. Pero a pesar de contar con más de 1.500 horas de conversaciones grabadas, el gobierno lo proceso sólo por un cargo menor: haber mentido a un agente federal. Años de investigación a Simpson por vínculos con terrorismo dieron como resultado tres años de libertad condicional y el pago de 600 dólares en multas y gastos de la corte.

Luego, el domingo, dos hombres a quienes las autoridades identificaron como Elton Simpson y Nadir Soofi dispararon en un suburbio de Dallas contra un agente de seguridad desarmado que estaba estacionado afuera de la sede del concurso.

Era previsible que el deliberadamente provocador concurso resultara ofensivo para la comunidad musulmana. Según la corriente predominante de la tradición islámica, cualquier representación física del profeta Mahoma --aunque sea respetuosa-- es considerada blasfema, y dibujos similares a los presentados en el concurso de Texas han ocasionado violencia en varias partes del mundo.

Simpson y Soofi vestían chaleco antibalas, y uno de ellos disparó contra el agente de seguridad en una pierna. Joe Harn, vocero de la policía de Garland, dijo el lunes que un solo policía de Garland sometió a los dos atacantes, pero que después de sus disparos iniciales, agentes de las fuerzas especiales SWAT en la cercanía también dispararon contra los dos hombres. Harn señaló que la policía no sabe quién realizó los disparos letales.

El agente de seguridad herido fue atendido en un hospital y dado de alta.

El secretario de Seguridad Nacional Jeh Johnson dijo el lunes a través de un comunicado que autoridades judiciales están investigando los motivos de los hombres y todas las circunstancias que rodearon el ataque.

"Aunque no se tienen todavía todos los hechos, el ataque de la noche pasada sirve como recordatorio de que la libertad de expresión, sin importar lo ofensiva que sea para algunos, nunca justifica la violencia de ningún tipo", enfatizó Johnson.