Nadie reclama premio mayor del Powerball en EEUU

Cuando se enteraron que un boleto de la lotería Powerball premiado con 400 millones de dólares se había vendido en una gasolinera al otro lado de la calle, los empleados de la empresa de fumigación Econ-O-Bug Termite and Pest Control dijeron que habían soñado en grande. Pero no tenían el boleto ganador en la mano, así que el jueves fueron a trabajar como de costumbre en sus furgonetas amarillas, el acoso de los insectos.

"Seguro que no lo gané", dijo Jason Vannest, de 32 años y de Lexington, observando desde la ventana toda la actividad en la gasolinera. "Su hubiera sido yo, seguro que estaría de vacaciones".

Su colega Eddie Terrell dijo que ya tenía escogido su destino vacacional, aunque no hubiera ganado en el sorteo del miércoles por la noche, el cuarto mayor en la historia del Powerball.

"Estaría en un avión con destino a Irlanda ahora mismo", dijo Terrell, de 50 años, quien compró su boleto en otra tienda, pero sentía curiosidad. "Lo único que quiero saber es quién ganó", dijo.

Pero el ganador no asistió el jueves a la conferencia de prensa en la gasolinera y su identidad sigue siendo un misterio para todos.

"No tenemos idea de quién tiene el boleto", dijo Paula Harper Bethea, directora ejecutiva de la Lotería, agregando que los ganadores en Carolina del Sur no tienen que presentarse públicamente.

Harper explicó que el ganador tiene 180 días para presentarse ante las autoridades y que aconseja buscar asesoría financiera y legal.

El número ganador en el sorteo del miércoles fue el 7-10-22-32-35 y el Powerball el 19.

El valor real del premio asciende a 399,4 millones de dólares, con una opción de pago único de 233 millones de dólares en efectivo.

Carolina del Sur tuvo además un boleto ganador de 1 millón de dólares vendido en una gasolinera en Hampton. El comprador del boleto acertó los cinco primeros números.

En mayo, una viuda de la Florida ganó el mayor premio en la historia del Powerball: 590 millones de dólares.

El billete fue vendido el miércoles por la tarde en la gasolinera junto a la Carretera I-20, al oeste de Columbia, entre restaurantes de comida rápida y una finca donde se produce mermelada.

El gerente de la gasolinera, Keith Wedmore, dijo que la venta de billetes fue constante el día en que vendió el número ganador.

Donna Taylor, vecina de Columbia, estaba entre los compradores de billetes en ese comercio pero no fue su día de suerte.

"No gané. Estoy frustrada", dijo la mujer, que opera un servicio de limpieza. "Creo que iré allí hoy para comprar otro billete".

Leo Hinnant, de Columbia, dijo que "era hora de que llegara cerca, pero quiero ver quién lo ganó".