Conmemoran liberación de campo de concentración de Dachau

Sobrevivientes y liberadores conmemoraron el domingo el horror del campo de concentración de Dachau y el alivio de la liberación hace 70 años. La canciller federal alemana Angela Merkel prometió mantener vivo el recuerdo de las atrocidades nazis y no dar cuartel a ninguna discriminación o antisemitismo.

Dachau, cerca de Munich, fue el primer campo de concentración que instalaron los nazis pocas semanas después que Adolf Hitler asumió el poder en 1933. Antes de ser liberado por los soldados estadounidenses el 29 de abril de 1945, más de 200.000 personas de toda Europa estuvieron prisioneras allí y más de 40.000 murieron.

"Cuando entramos en el campamento hace exactamente 70 años sufrimos una intensa conmoción al comprobar cuánto habían sufrido ustedes, los sobrevivientes, de hambre, enfermedades, brutalidad y frío", dijo en la ceremonia de aniversario en el lugar del campo de concentración Alan Lukens, que era soldado del ejército en 1945.

"Pero nunca olvidaremos el entusiasmo, tanto de ustedes como de nosotros, y la emoción que nos embargó cuando ustedes nos abrazaron y sacaron una bandera estadounidense hecha a mano que habían escondido para la ocasión", recordó Lukens, que llegó a ser diplomático.

Recordó también que "francotiradores de la SS, después de colgar banderas blancas de rendición, dispararon a varios soldados estadounidenses cuando entrábamos en el campamento".

El ex prisionero Jean Samuel recordó la liberación de Dachau como "el día más hermoso de mi vida". Describió cómo los prisioneros de varias nacionalidades saludaron a los liberadores estadounidenses.

"Una multitud inmensa los aclamó, y como por arte de magia las banderas de todos los países ondearon al viento", afirmó, agregando que después de ducharse y despiojarse, "volví a sentirme como un ser humano".

De regreso en Francia a los 21 años, Samuel dijo que quiso olvidarse de su experiencia. "Puse a Dachau en el sótano de mi memoria", afirmó.

Pero después de jubilarse, decidió a narrar sus experiencias como "testigo de lo inenarrable" y cumplir con la tarea de mantener vivo el recuerdo de lo que ocurrió en Dachau.

Aludió al robo, todavía no aclarado, del portón de hierro forjado del campo de concentración que tenía el lema "El trabajo los hará libres". Una réplica fue instalada el miércoles, en el aniversario de la liberación del campamento, antes de la conmemoración que se efectúa tradicionalmente el domingo siguiente al 29 de abril.

"Incidentes como el robo en noviembre del antiguo portón del campo de concentración de Dachau --el símbolo central del sufrimiento de los prisioneros-- nos apesadumbra una y otra vez", dijo Merkel. "Incidentes como este demuestran claramente lo importante que es trabajar todos los días en busca de un futuro mejor, en reconocimiento de la responsabilidad de Alemania por los horrores del pasado".

"No olvidaremos", agregó. "Recordaremos, por el bien de las víctimas, de nosotros y de las generaciones futuras".