Ucrania: conmemoran muertes en Odesa

En una muestra de pesar popular, numerosas personas depositaron flores y encendieron velas el sábado frente a un edificio en la ciudad ucraniana de Odesa donde 48 personas murieron hace un año en un incendio desencadenado durante una lucha entre partidarios y oponentes del gobierno.

Todo comenzó con enfrentamientos entre dos facciones que marchaban en la ciudad y culminó en un edificio sindical donde partidarios de la autonomía para el este del país, de mayoría prorrusa, buscaron refugio.

Los partidarios del gobierno arrojaron bombas incendiarias al edificio, que se incendió. Pero las versiones oficiales dicen que quienes se refugiaron en el edificio pudieron haber sido los causantes del incendio al arrojar a su vez bombas incendiarias desde el techo contra los partidarios del gobierno central. En el interior del edificio murieron 43 personas.

Unos 1.000 manifestantes se congregaron en la capital Kiev para conmemorar el hecho, algunos de ellos con carteles que decían "No olvidaremos ni perdonaremos". Otra ceremonia se llevó a cabo frente a la embajada ucraniana en Moscú.

Aunque las autoridades ucranianas culpan de la violencia a los adversarios del gobierno, Rusia y los separatistas prorrusos en el este de Ucrania sostienen que Ucrania cayó bajo la influencia de nacionalistas después que el presidente ucraniano Viktor Yanukovich, simpatizante de Rusia, huyó del país el año pasado después de meses de manifestaciones.

Alexander Zakharchenko, líder de los rebeldes separatistas en la región de Donetsk, atribuyó las muertes en Odessa a "turbas de nazis brutales".

"En ese día, nosotros y todos los ciudadanos de Odesa comprendimos que no existe más un país llamado Ucrania. Ha muerto para nosotros, como también para docenas de residentes torturados en Odesa", afirmó.

Konstantin Dolgov, el enviado de derechos humanos de la cancillería rusa, censuró a las autoridades ucranianas por conducir "investigaciones a media" sobre la violencia.