Norcorea detiene a surcoreano que estudia en EEUU

Corea del Norte interroga a un estudiante surcoreano de la Universidad de Nueva York acusado de entrar de forma ilegal en su territorio el mes pasado procedente de China, anunció Pyongyang el sábado.

Won Moon Joo, que según Corea del Norte reside de forma permanente en Estados Unidos y vive en Nueva Jersey, fue detenido el 22 de abril tras cruzar el río Amnok desde la ciudad china de Dandong, indicó la oficial Agencia Central de Noticias de Corea.

Las autoridades interrogan al joven de 21 años, que había admitido que sus acciones incumplían la ley norcoreana, según la agencia.

En Nueva York, John Beckman, portavoz de la Universidad de Nueva York, conformó que Joo estudia negocios en el campus pero indicó que no estaba tomando clases en este semestre y que la institución no está al tanto de sus viajes. Agregó que la NYU está en contacto con el Departamento de Estado y la embajada surcoreana.

Una fuente del Ministerio de Unificación surcoreano, que no quiso dar su nombre citando normas del departamento, indicó que no podía confirmar en un primer momento que Joo fuera ciudadano surcoreano o que estuviera retenido en Corea del norte.

Pyongyang ha detenido en ocasiones a ciudadanos surcoreanos, estadounidenses y otros extranjeros, a menudo acusados de espionaje en lo que lo analistas consideran un intento de negociar concesiones con otros estados.

En marzo, Corea del Norte anunció que había detenido a dos surcoreanos por supuesto espionaje. También tiene a otro surcoreano detenido desde finales de 2013 acusado de espionaje y de intentar establecer iglesias clandestinas en el país. Este último fue condenado el año pasado a cadena perpetua con trabajos forzosos.

También el año pasado, Pyongyang liberó a tres estadounidenses --dos de los cuales entraron al país con visados de turista-- y Kenneth Bae, un misionero coreano estadounidense condenado por crímenes contra el estado. Un misionero australiano detenido por difundir el cristianismo fue deportado tras disculparse por sus actos religiosos contra el estado y pedir clemencia.