Manifestantes de 1ro de mayo chocan con policía en EEUU

Varios manifestantes chocaron con la policía en dos ciudades del noroeste del Pacífico el viernes por la noche, tras marchas del Primero de Mayo que pedían más derechos para los trabajadores e inmigrantes, así como el fin de la brutalidad policial.

En Seattle, algunos inconformes vestidos de negro lanzaron herramientas, palos y piedras a los agentes en el barrio de Capitol Hill el viernes por la noche, indicó la policía. Tres agentes resultaron heridos, dos de ellos de gravedad. La policía respondió con gas pimienta y bolas de pimienta y detuvo a media docena de personas. Varias decenas de coches sufrieron daños, señaló la policía.

"Esto ya no es gestión de manifestaciones, esto se ha convertido en un disturbio", dijo el capitán Chris Fowler, que supervisaba la respuesta policial a las actividades del Primero de Mayo en la ciudad.

El alcalde, Ed Murray, dijo que la policía trabajaría para proteger a la gente y la propiedad privada "y hará detenciones cuando sea necesario".

Una marcha celebrada durante el día en Seattle atrajo a cientos de persona en defensa de los derechos de trabajadores e inmigrantes y se desarrolló de forma pacífica. Las tensiones estallaron en el acto vespertino, presentado como una marcha anticapitalista.

En Portland, Oregon, un grupo de revoltosos lanzó proyectiles y sillas contra la policía el viernes por la noche, según las autoridades. La policía cerró temporalmente un importante puente sobre el río Willamette en la hora punta de la tarde, y empleó gas pimienta contra algunos manifestantes cuando una marcha del Primero de Mayo se desvió de su ruta autorizada por el centro.

Un agente fue agredido y trasladado para recibir atención médica, indicó la policía.

Hubo manifestaciones desde Minneapolis, en Minnesota, hasta Oakland, en California, en las que participaron multitudes de diversos tamaños, desde unas cuantas decenas hasta cientos de personas. La mayoría se celebraron de forma pacífica.

En Los Ángeles, centenares de personas marcharon por el centro de la ciudad en apoyo de las órdenes ejecutivas del presidente Barack Obama en materia migratoria, que están congeladas por una corte y otorgarían permisos de trabajo y suspensión de deportación a más inmigrantes que fueron traídos al país de niños y a inmigrantes que tienen hijos estadounidenses o residentes legales.

"No podemos salir del país. Tengo 20 años sin ver a mis hermanos. Mis papás murieron el año pasado y no los pude ir a ver", dijo el mexicano Roberto Ibáñez, quien tiene dos hijos estadounidenses y sería apto para el plan de Obama.

En Denver, dos decenas de personas se manifestaron contra la inequidad económica, mientras que un millar marcharon en Nueva York en un acto que condenó la muerte de Freddie Gray en Baltimore mientras estaba bajo custodia de la policía.

En Austin, Texas, unas 200 personas que marchaban contra la brutalidad policial cortaron un puente en el centro, pero la policía les impidió el acceso a una autopista.

En Chicago se manifestaron unas 400 personas, algunas para protestar por incidentes policiales recientes, y algunos para reconocer el mensaje de los derechos de los trabajadores tradicional en el 1ro de mayo.

Richard Malmin, un activista de 73 años, dijo que participa cada año, pero que este mitin fue más grande debido a la muerte de Gray, que sufrió lesiones en la columna vertebral mientras estaba bajo custodia de la policía el mes pasado. El viernes, seis oficiales de policía fueron encausados por su deceso.

"Este es un punto de inflexión, un tremendo punto de inflexión que muestra que por fin el país está despertando", dijo Malmin.

Aunque desde hace mucho tiempo los sindicatos han efectuado manifestaciones en el Día Internacional de los Trabajadores, las marchas recibieron un impulso en 2006 cuando una estricta propuesta de ley para inmigrantes provocó que cientos de miles salieran a las calles a protestar. La asistencia a las marchas anuales ha mermado desde entonces.

Algunos activistas laborales y por los derechos de los inmigrantes ampliaron su mensaje este año para criticar también la brutalidad policial, con lo que se unieron a una serie de protestas que se están realizando en varias ciudades en torno al caso de Gray.

En Minneapolis, el grupo Black Lives Matter (Las vidas de los negros son importantes) alentó a los estudiantes a salir de su escuela, y algunos alumnos de secundaria así lo hicieron. Escenificaron una protesta en la que se recostaron en el piso y brevemente detuvieron el tránsito local.

Más de un millar de personas marcharon en Oakland, California, algunas de ellas con letreros que decían "El racismo es una enfermedad" y "Alto a la brutalidad policiaca". Otras exigían mejores salarios y mejores condiciones laborales para las masas.

___

Associated Press writers Don Babwin in Chicago, Kristin Bender and Olga Rodriguez in San Francisco, Edwin Tamara in Los Angeles, and Michael Balsamo and Jake Pearson in New York contributed to this report.