Chile: Preocupa el volcán Calbuco ante llegada de lluvias

Las autoridades chilenas en el área del volcán Calbuco permanecían atentas el viernes a los efectos de la intensificación de las lluvias, que no parecen haber afectado todavía el cauce de los ríos, luego de una tercera erupción la víspera.

Unas 6.600 personas fueron evacuadas del área de exclusión de 20 kilómetros del volcán chileno, que comprende principalmente las poblaciones de Ensenada, Correntoso, Colonia Tres Puentes, Peulla y Ralún, informó la Oficina Nacional de Emergencias.

Durante el viernes las precipitaciones que se produjeron en el área, situada en la región de Los Lagos, cerca de la población de Puerto Montt y a unos 1.000 kilómetros de Santiago, se situaron en torno a los 8 milímetros hasta comienzos de la tarde, lo que no supuso un aumento significativo del cauce de los ríos dañados tras la erupción, según confirmaron las autoridades.

"Los cauces ya existentes y abiertos por el proceso eruptivo fue por donde circuló hoy la lluvia", explicó el subsecretario de Obras Públicas, Sergio Galilea, en declaraciones recogidas por medios locales.

El funcionario añadió que, tras el reconocimiento de los trabajadores del ministerio en los ríos de la zona, se detectó al menos dos, el río Tepú y el área del puente Hueño-Hueñu, donde se observa la presencia de agua estancada, por lo que se realizará trabajo con máquinas durante el fin de semana para abrir los cauces.

Además, "se va a pedir que la salmonera Río Blanco, seriamente afectada por los aludes tras la primera y segunda erupción, retire el conjunto de sus instalaciones, para que no siga aumentando" el riesgo de que se estanque el agua de seguir incrementándose las lluvias", señaló.

Las autoridades mantienen la vigilancia en la zona, ya que las intensas lluvias podrían dar lugar a los llamados "lahares secundarios", aluviones que arrastran material del volcán y que pueden ser altamente destructivos.

El viernes se mantuvo un control estricto de la zona de exclusión y no se permitió a los pobladores de las zonas evacuadas volver por unas horas a sus casas, como había sucedido en días anteriores.

"No nos dejan pasar, ni siquiera a pie para mi casa; yo vivo ahí, a la vueltecita. Ése es el problema, tengo que llevar las cosas para mi nieta, leche, y no nos dejan pasar", dijo a The Associated Press Alex Vera, residente de Río Blanco.

"Queremos ir a darle comida a nuestros animales, porque los perros allá arriba están haciendo estragos, se están comiendo los patos de los vecinos", expresó Rodrigo Ruiz, de la misma localidad.

Cochamó fue la única nueva población afectada por las cenizas del tercer pulso eruptivo, que se manifestó sorpresivamente en forma de una columna de cenizas negras de unos 4 kilómetros el jueves al mediodía. Sus habitantes circulaban con mascarillas el viernes.

"Se veía la ceniza y empezó, luego de dos horas, a oscurecerse completamente", relató a AP Marina Chamurro, residente del lugar. Se inició "una nevazón pura de ceniza. Así que quedamos tapados de ceniza. Nos afectó también el agua, porque hay niños y personas adultas, así que nos trajeron de afuera agua envasada".

El Servicio Nacional de Geología y Minería advirtió el viernes que puede haber nuevos pulsos eruptivos o domos en el volcán, y que la actividad del Calbuco podría extenderse durante meses.

Explicó que hasta ahora la erupción del volcán ha sido básicamente "explosiva", pero a esta etapa puede seguir una fase "efusiva" marcada por la emisión de lava muy viscosa, razón por la cual no es previsible que se observen "ríos" de lava, porque se trata de material que se desplaza muy lentamente.

En Argentina también se seguía de cerca la actividad del Calbuco, que hasta ahora no ha generado problemas.

En la Patagonia argentina, el Ministerio de Salud envió a la zona un cargamento de 120.000 mascarillas, gafas protectoras y gotas oftálmicas para el tratamiento de la irritación ocular.

En la localidad argentina de El Bolsón, ubicada a unos 120 kilómetros al sudeste del volcán, el paso de la nube de cenizas fue leve y las mismas quedaron en suspensión, según las autoridades.

Alejandro Namor, jefe de bomberos de esa localidad sureña situada en la provincia de Río Negro, a unos 1.700 kilómetros al suroeste de Buenos Aires, dijo a Radio Continental que "todavía no hay cenizas depositadas, pero sí olor a azufre".

"Se ven cenizas en el norte... pero todavía no estamos como para preocuparnos. Igual seguimos tomando todos los recaudos", afirmó al indicar que la pluma podría llegar a El Bolsón en horas de la tarde.

En tanto, en la ciudad de Esquel, la erupción del volcán "no provoco hasta el momento la caída de ceniza", dijo a la agencia oficial de noticias Télam el director de Defensa Civil de la provincia de Chubut, Evaristo Melo.

Según Melo "hay pronóstico de lluvia en la región noroeste de la provincia y cada vez se aleja más la posibilidad de que caiga ceniza".

En Bariloche, en la provincia de Río Negro, tampoco se reportó caída de ceniza. La alcaldesa María Eugenia Martini informó que el aeropuerto de esa ciudad turística está operando con normalidad.

El Calbuco, que no presentaba erupciones desde 1972, está considerado como uno de los tres macizos más peligrosos de los 90 volcanes activos que tiene Chile.

_____

Calatrava colaboró desde Buenos Aires. El camarógrafo de AP Pablo Figueroa colaboró desde Río Blanco, en Chile.