El déficit comercial de Japón aumentó en agosto a 960.300 millones de yenes (9.800 millones de dólares), mucho más de lo proyectado y que mantiene esa referencia en rojo desde hace 14 meses, cuando las importaciones superaron las exportaciones, según mostraron el jueves los datos de la Aduana.

Impulsadas por el mayor costo del combustible, las importaciones aumentaron 16% en comparación con el mismo período del año anterior, a 6,74 billones de yenes (68.700 millones de dólares), al tiempo que las exportaciones aumentaron 14,7% a 5,78 billones de yenes (58.900 millones de dólares). El déficit fue 25% mayor que el de 768.400 millones de yenes en agosto de 2012.

Las cuentas comerciales de Japón cayeron en déficit cuando las importaciones de petróleo crudo y gas natural aumentaron sustancialmente tras el cierre de las plantas nucleares después qu el terremoto y tsunami de marzo de 2011 provocaron problemas muy serios en la planta Fukushima Dai-ichi.

El costo del combustible importado, que representa más de una tercera parte de todas las importaciones, aumentó casi 18% en agosto, a pesar de una ligera baja en el volumen.

El valor de todas las importaciones de alimentos, materias primas y bienes manufacturados también aumentó a un ritmo mayor del 10% en comparación con el mismo mes del año pasado, mientras que el volumen de las importaciones bajó en general.

Una política monetaria poco estricta ha debilitado el yen, lo que ha impulsado las exportaciones, pero el aumento no ha sido suficiente para compensar el alza en el costo de las importaciones.

Los economistas habían pronosticado que el déficit de agosto fuese de unos 600.000 millones de yenes.