Lluvias en zona de volcán Calbuco caerían el viernes

Las anunciadas lluvias esperadas para el jueves en la zona del volcán Calbuco caerían el viernes, lo que dio un respiro a sus pobladores que trabajan para asegurar sus viviendas de los probables aluviones causados por toneladas de cenizas que serían arrastradas por el agua desde la cima del volcán hacia los valles.

Los pronósticos meteorológicos indican que el viernes caerían sobre 10 milímetros de lluvias en el área, 1.000 kilómetros al sur de Santiago, lo que según el Servicio Nacional de Minería y Geología ocasionaría lahares o aluviones secundarios que podrían desbordar ríos, arrastrar con puentes y cortar caminos. Las estimaciones iniciales indicaban que las lluvias empezarían el jueves.

El tiempo extra es aprovechado por pobladores y centenares de militares para continuar las labores de limpieza de cenizas de calles, alcantarillados y cauces de ríos cercanos al Calbuco para evitar los estragos que pueden causar las cenizas mezcladas con agua lluvias, que avanzarían a gran velocidad desde el cono del Calbuco hacia los valles.

"Nuestra labor aquí en este sector es hacer canaletas por los costados para evitar la inundación del agua, especialmente en esta zona porque pasa un río, que cuando hay precipitaciones sube y se inunda todo el sector", dijo el jueves Daniel Barrientos en Ensenada, distante 15 kilómetros del volcán.

A las localidades de Ensenada, El Arrayán, Correntoso y muchas otras retornan diariamente por algunas horas centenares de pobladores para despejar las cenizas, pero el viernes tendrán prohibido traspasar la zona de exclusión.

"En este momento lo que más rogamos es que se componga, que se paralice esto para poder volver a nuestros hogares porque...tenemos que venir a cuidar nuestras casas, nuestras cosas, porque tenemos miedo de que lo poco que hemos logrado se pierda con esto", dijo esperanzado Pablo Altamirano.

El jefe regional de la oficina nacional de emergencia, Alejandro Vergés, reiteró que el viernes se prohibirá el ingreso de personas al interior del anillo de 20 kilómetros en torno al volcán, de 2.000 metros de altitud, para evitar desgracias humanas.

De momento hay unas 4.500 personas evacuadas desde las cercanías del coloso, las que podrían aumentar si la situación lo requiere, dijo Vergés.

La erupción hace ocho días destruyó 11 centros de crianza de salmones, algunas pesquerías y dejó a decenas de miles de animales sin alimento luego que toneladas de cenizas cubrieran las ayer verdes praderas que hoy muestran una gruesa capa gris, que si se mezcla con las aguas lluvias se solidificarán.

En la región de Los Lagos, integrada por cuatro provincias, había un millón de cabezas de ganado, lo que representa el 30% del total del país. Decenas de miles han sido trasladadas hacia Puerto Montt y Puerto Varas, a 30 kilómetros del Calbuco.

A los ya graves problemas que enfrentan los habitantes cercanos al volcán se sumó la aparición del virus del Hanta, causada por roedores que ocasionan severos problemas respiratorios que pueden llevar a la muerte, según informó el Subsecretario de Salud, Jaime Burrows.

"Los roedores se están desplazando a lugares poblados y más bien hacia el lado sur", donde se ubica entre otros el poblado de Ensenada, distante sólo 15 kilómetros del coloso.

Los ratones de la especie cola larga, que normalmente viven en los campos y sectores cordilleranos buscan comida en las áreas pobladas porque sus alimentos naturales, como las semillas, quedaron bajo toneladas de cenizas.

--------------------------

En esta historia contribuyó el camarógrafo de AP Pablo Figueroa, desde Ensenada.