Conceden eutanasia a hombre en Sudáfrica

Un hombre con una enfermedad terminal falleció de causas naturales poco después de que le concedieran el derecho a poner fin a su vida en Sudáfrica, donde la eutanasia es ilegal, informó el jueves un grupo de cabildeo.

En el primer fallo de su tipo en la historia de la nación, el juez Hans Fabricius dijo el jueves que a Robin Stransham-Ford podría aplicársele la eutanasia sin consecuencias legales ni profesionales para el doctor que participara. Pero falleció antes de que eso ocurriera.

"Murió antes de que se administrara la inyección legal; así que tuvo una muerte pacífica y natural", dijo Sean Davison, fundador del grupo DignitySA.

A Stransham-Ford, de 65 años, sólo le quedaban unas semanas de vida, indicó DignitySA, que respaldó su petición a la corte y protestó frente al tribunal en la capital Pretoria. Tenía cáncer de próstata y las medicinas utilizadas para controlarle el dolor lo mantenían sedado constantemente, señaló el grupo.

Stransham-Ford murió en su casa en Ciudad del Cabo acompañado de su familia.

"Deseo terminar mi vida con dignidad, rodeado por mis seres queridos, mientras puedo respirar por mí mismo, hablar con mis seres queridos, y verlos y escucharlos", le dijo Stransham-Ford a Fabricius, de acuerdo con un periódico local, el Pretoria News.

Antes de que el paciente muriera, el Departamento de Justicia indicó que planeaba apelar la decisión de Fabricius.

Willem Landman de DignitySA dijo que el grupo recibiría con beneplácito una apelación como una oportunidad para poner a prueba el derecho a morir frente a la Constitución.

En la actualidad, la ley considera el suicidio asistido de la misma forma que el homicidio o el asesinato. En su orden judicial en la que concedía la eutanasia, Fabricius dijo que esta legislación limitaba el derecho constitucional a la dignidad.

Pero el magistrado señaló que la decisión no es un respaldo a un proyecto de ley sobre suicidio asistido que ha languidecido desde que fue presentado a los departamentos de justicia y salud del país hace 17 años.

Stransham-Ford era amigo de Mario Oriani-Ambrosini, un opositor miembro del Parlamento que se quitó la vida el año pasado luego de que le diagnosticaran cáncer de pulmón terminal. Stransham-Ford contactó a DignitySA después de que Oriani-Ambrosini se disparó, señaló Davidson. Era su deseo ser enterrado cerca de su amigo.