Rusia dirige a rebeldes en Ucrania, según EEUU

Estados Unidos considera ahora a los rebeldes ucranianos como una fuerza rusa.

Fuentes estadounidenses informadas sobre la situación en la zona señalaron que Rusia ha estrechado de forma significativa su mando y control sobre los milicianos en el este de Ucrania en los últimos meses, lo que llevó a Estados Unidos para introducir discretamente una nueva expresión: "fuerzas combinadas rusas y separatistas".

El Departamento de Estado empleó esa fórmula en tres ocasiones en un mismo comunicado la semana pasada, arremetiendo contra Moscú y los insurgentes por una serie de violaciones del alto el fuego.

El cambio en la percepción estadounidense podría tener consecuencias a gran escala, aunque el gobierno de Obama habló de una estrecha relación entre los separatistas pro rusos y el gobierno del presidente Vladimir Putin en Moscú desde que estallara la violencia en Ucrania hace un año.

Al describirlos como una fuerza integrada en el este del país, Estados Unidos atribuye más responsabilidad a Rusia por los combates que prosiguen en la región. Eso complicaría que Rusia convenza a Estados Unidos y Europa para que reduzcan las sanciones que lastran su economía, o que Washington y Moscú se asocien en temas no relacionados como la no proliferación nuclear o la lucha contra el terrorismo.

Las agencias de inteligencia estadounidenses introdujeron la nueva expresión la semana pasada, después de lo que varias fuentes describieron como una creciente evidencia de colaboración entre los rusos y los separatistas bajo una estructura de mando conjunto que en último término responde ante Rusia. Las fuentes no estaban autorizadas a dar su nombre y pidieron anonimato.

Parte de esas pruebas se recogieron en un comunicado difundido el 22 de abril por la portavoz del Departamento de Estado Marie Harf, después de que el secretario de Estado, John Kerry, expresara por teléfono su preocupación al ministro ruso de Exteriores Sergey Lavrov.

Harf mencionó el despliegue de sistemas rusos de defensa antiaérea más cerca de las líneas del frente, un aumento de las tropas desplegadas cerca de Jarkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania, y un incremento de maniobras de formación con aviones rusos no tripulados. La presencia de estos drones, señaló, es "un signo inconfundible de la presencia rusa".

La insurgencia comenzó después de grandes manifestaciones forzaran la marcha del presidente pro ruso del país, y Moscú respondiera con la anexión de la región ucraniana de Crimea. El alzamiento comenzó con mineros, campesinos y otros habitantes del este de Ucrania sin formación militar que se rebelaron contra el nuevo gobierno, y no tardó en extenderse por la región. Más de 6.000 personas murieron y un millón fueron desplazadas por el conflicto.

La concentración de defensas antiaéreas en el este de Ucrania está a su nivel más alto ahora desde agosto, señaló Estados Unidos. Rusia tiene más tropas de tierra en la frontera que en ningún momento desde octubre. Estos y otros acontecimientos han hecho que fuentes estadounidenses tema que Moscú y los separatistas preparen una ofensiva en las próximas semanas.

"La guerra podría comenzar en cualquier momento", dijo esta semana el presidente ucraniano, Petro Poroshenko.

Los últimos combates se han concentrado cerca de Mariupol, un puerto del mar Negro. El gobierno de Kiev aún controla el territorio, pero si los separatistas logran tomar la ciudad establecerían una conexión por tierra entre el territorio principal ruso y Crimea.

Información de Associated Press en el este de Ucrania mostró esta primavera que Rusia está expandiendo su formación de combatientes separatistas para mejorar su capacidad para operar armamento sofisticado ruso y defender territorio. Al mismo tiempo, Rusia ha reducido la cantidad de tropas que tiene desplegadas en Ucrania.

El cambio parece diseñado para minimizar la presencia militar visible de Rusia en la región mientras trata de persuadir a occidente de que levante las sanciones económicas.

Sin embargo, las tropas rusas han sido "un rasgo permanente del conflicto", indicó Igor Sutyagin, un académico ruso con sede en Londres.

Las tropas rusas en Ucrania, indicó, alcanzaron un contingente máximo de 9.000 personas a finales de febrero. El experto calculó el contingente en función de los avistamientos de armas y de la actividad de los soldados en medios sociales. Es probable que ahora haya cientos de instructores militares rusos en el este de Ucrania, señaló.

___

La periodista de Associated Press Nataliya Vasilyeva en Moscú contribuyó a este despacho.