Inmigrantes quieren matrículas con descuento en Arizona

Jóvenes inmigrantes protegidos de la deportación por un programa federal señalan que merecen pagar la tarifa estatal de matrícula en universidades de Arizona.

La Junta de Regentes del Estado considerará la propuesta de reducir en un 150% el costo de la matrícula universitaria para los inmigrantes protegidos por el Programa de Acción Diferida a Arribos Infantiles (DACA por sus siglas en inglés). Los benefactores de dicho programa y otros inmigrantes que carecen de estatus legal pagan tarifa de residentes extranjeros, que es casi tres veces más que el precio estatal.

En 2006, los votantes aprobaron la propuesta 300 en la que se prohibía a los estudiantes que carecieran de estatus migratorio legal pagar la tarifa de residente estatal y se les impedía recibir la ayuda financiera de cualquier estado, sin importar si asistieron o no a una escuela preparatoria en Arizona. Las tarifas de matrícula y cuotas estatales cuestan más de 10.000 dólares anuales.

Pero estudiantes en Tucson y Phoenix dicen que la tasa de 150% no es suficiente y que muchos seguirían siendo incapaces de costear los más de 15.000 dólares anuales en matrícula y cuotas. Los regentes planean revisar la propuesta durante una reunión la próxima semana.

"Un 150% no es sostenible. Nadie tiene esa cantidad de dinero. Abrirá las puertas para algunos, pero no para la mayoría", dijo Dario Andrade Mendoza, durante una marcha en Tucson. Una protesta similar tuvo lugar el martes en Phoenix.

Andrade Mendoza, que estudia tiempo parcial en el Colegio Comunitario de Pima, señala que tiene altas calificaciones y quiere ir a la Universidad de Arizona para obtener una licenciatura en ingeniería mecánica. El joven de 20 años ya está pre graduado del colegio comunitario, pero el precio actual de las tarifas universitarias -- unos 30.000 dólares al año -- lo hace imposible de pagar, recalca.