El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi prometió el miércoles que se mantendrá activo en la política para evitar que los izquierdistas asuman el poder, al difundir un vehemente mensaje por televisión poco tiempo antes que sus colegas senadores le propinaran un revés en su batalla por mantener su banca en ese foro legislativo a pesar de que ha sido declarado culpable de fraude fiscal.

En una alocución grabada de 16 minutos y transmitida por las principales cadenas de televisión de Italia, el magnate de los medios pidió emocionado a los italianos que lo ayuden a fortalecer su movimiento político de centro-derecha, llamado Forza Italia, que lo llevó al poder hace dos decenios.

Insistió también que es "absolutamente inocente" de cualquier hecho indebido en el caso de fraude por la compra de derechos de películas, así como en decenas de otras investigaciones penales de que fue objeto durante sus dos décadas en la política.

La votación en la comisión del Senado que autoriza las postulaciones electorales, en la que se rechazó una recomendación de uno de los senadores de su partido de que Berlusconi mantuviera su escaño, es sólo el primer paso en un complicado proceso que pudiera demorar meses antes de que la cámara alta del Parlamento tome una decisión final al respecto.

Pero mientras el proceso se prolonga, las tensiones políticas amenazan la supervivencia del gobierno italiano, que incluye fuerzas de centro-derecha de Berlusconi en calidad de aliados. El primer ministro Enrico Letta, de centro-izquierda, batalla por dar seguridad a la inusual coalición de gobierno mientras trata de sacar al país de una prolongada recesión.

La votación en la comisión el miércoles por la noche es consecuencia de una ley aprobada por el Parlamento el año pasado, la cual prohíbe a cualquier persona que sea sentenciada a más de dos años de prisión ocupar cargo público alguno durante seis años.

La declaración de culpabilidad por fraude fiscal, confirmada por el principal tribunal del país el 1 de agosto, conlleva una sentencia de cuatro años de prisión.

La recomendación a favor de Berlusconi fue eco de una estrategia del equipo de defensa del ex primer ministro de que el Tribunal Constitucional debe evaluar si la ley en cuestión infringe los derechos civiles de los ciudadanos. Los abogados de Berlusconi también han apelado a la corte europea de derechos humanos en Estrasburgo, Francia.

Los senadores del partido de Berlusconi y sus aliados políticos son minoría en la comisión del Senado, superados por las fuerzas de centro-derecha, de manera que el revés del ex primer ministro se esperaba ampliamente.