Aprueban nuevas tarifas para cruce por canal de Panamá

El gobierno aprobó la restructuración de las tarifas para el cruce del canal de Panamá que entrarán en vigor una vez la vía concluya su ampliación, estimada para abril del 2016.

La Autoridad del Canal informó el miércoles que el Consejo de Gabinete aprobó la propuesta recomendada por la junta directiva del canal.

Las nuevas tarifas entrarán en vigor en abril del próximo año, excepto un segmento local y que entra en vigencia con la aprobación.

Los nuevos cálculos de las tarifas modifican la estructura de precios para casi todos los segmentos de barcos que cruzan por la vía interoceánica e incluye los precios para nuevos segmentos que se abrirán con la ampliación, como el transporte de gas licuado.

Las autoridades han asegurado que los nuevos valores mantendrán la competitividad de la ruta.

"Luego de trabajar en estrecha colaboración con nuestros socios en la industria marítima, me complace decir que seremos capaces de proporcionar una solución para la fijación de precios a medida de nuestros clientes, además de potenciar el valor y la confiabilidad proporcionada por la ruta", afirmó el administrador del Canal, Jorge Luis Quijano.

Actualmente el peaje se calcula en base a un sistema de volumen por toneladas, excepto los segmentos de portacontenedores que se miden por cantidad y el de cruceros que se paga por literas.

A partir de la ampliación los contenedores serán medidos y cobrados por TEU -una unidad de medida de un contenedor de 20 pies-, los graneleros secos por capacidad de toneladas, los buques de pasajeros por literas, los de gas natural licuado por metros cúbicos y los tanqueros por toneladas métricas.

Las nuevas esclusas permitirán a las navieras transitar el canal con buques de mayor tamaño, lo cual permitirá el transporte de productos no tradicionales como gas natural licuado, uno de los nuevos segmentos que se abrirá con la ampliación. En la actualidad este tipo de embarcaciones no puede transitar la vía debido a sus dimensiones de manga, que son muy anchas para las esclusas actuales.

Las autoridades apuntan a que el canal ampliado, del que Estados Unidos es el principal usuario, esté en operaciones a partir de abril de 2016, algo más de un año después de lo que se proyectó originalmente.

La ampliación, con un costo de 5.250 millones de dólares y que busca transformar el comercio marítimo mundial, se ha atrasado más de un año debido a conflictos por reclamos de presuntos sobrecostos multimillonarios