Yemen: Rebeldes chiís avanzan en Adén

Rebeldes chiís yemeníes y sus aliados consiguieron importantes avances el miércoles en la sureña ciudad de Adén, capturando partes de un barrio elegante tras una fiera batalla y capturando a hombres a quienes acusaron de combatirles.

Los avances extendieron el control de los rebeldes sobre la ciudad portuaria, la segunda mayor de Yemen, y generaron dudas sobre la efectividad de una campaña área de un mes encabezada por Arabia Saudí y sus aliados enfocada a sacarles de la ciudad y otras áreas que han capturado, incluyendo la capital, Saná.

Funcionarios de seguridad dijeron que los rebeldes hutíes, ayudados por fuerzas leales al expresidente Alí Abdulá Salé, habían avanzado por un camino costero en el barrio de Jormaksar, y tomaron un área que se extiende desde el consulado ruso hasta el distrito de negocios Crater.

Miles de civiles huyeron de los combates mientras los rebeldes y sus aliados revisaban casa por casa en busca de supuestos adversarios. Testigos, incluyendo el activista Maha al-Sayyed, dijeron que los rebeldes sacaron a algunos hombres a la calle y los balearon, al tiempo que usaron altavoces para advertir a los residentes que no albergasen a combatientes.

Las fuerzas rebeldes rechazaron contrataques en Jormaksar, donde estaban en control del aeropuerto, además del distrito Mualla, usando artillería pesada, tanques, morteros y ametralladoras, dijeron los funcionarios, que hablaron a condición de anonimato.

Testigos dijeron que un amplio centro comercial en Jormaksar se incendió.

Desde el 26 de marzo, una alianza de Arabia Saudí y otros países árabes, apoyada por Estados Unidos, ha estado lanzando ataques aéreos contra los hutíes y las fuerzas de Salé, tratando de frenar su avance luego que capturasen Saná y gran parte del norte del país el año pasado. El presidente Rabbo Mansour Hadi se vio obligado a irse al exilio.

Hasta ahora, la campaña aérea no ha podido frenar a los rebeldes, aliados de Irán. Adén ha sido escenario de intensas batallas durante semanas, con los rebeldes tratando de arrebatarle la ciudad a milicias locales y fuerzas leales a Hadi. Los hutíes han impuesto un sitio a la ciudad, cortando los suministros de combustible y dejando grandes áreas sin electricidad.