República de Congo y Chad queman marfil incautado

Los presidentes de la República del Congo y de Chad prendieron fuego el miércoles a cinco toneladas de marfil incautado a los cazadores furtivos para reafirmar su compromiso a luchar contra esa plaga en el continente.

La quema tuvo lugar en un aparte de la Conferencia Internacional sobre la Explotación Ilegal y el Comercio Ilegal en Flora y Fauna Silvestres en África. Los líderes elaboran la primera estrategia continental para combatir el tráfico ilícito, que será presentada a la Unión Africana en junio en Johannesburgo, dijo en una declaración el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas.

"Hemos liquidado toda nuestra existencia de marfil de los estafadores, porque este es un producto sucio y debemos trazar un límite", afirmó el ministro de economía forestal de la República del Congo, Henri Djombo.

El presidente de la nación Denis Sassou N'Guesso dijo que la caza ilegal era una de las prácticas más salvajes en la actualidad. "Este fenómeno es de una dimensión criminal" en un continente que tiene 450.000 elefantes en comparación con más de un millón en 1980, afirmó.

El presidente de Chad Idriss Deby reclamó una coordinación internacional para frenar la caza ilegal en África.

La mayor demanda de marfil impulsa la matanza ilegal de elefantes en toda el África. La organización Save The Elephants dijo el año pasado que 100.000 elefantes fueron muertos en África entre 2010 y 2012.

Ginette Hemley, vicepresidente ejecutivo de conservación silvestre en la organización World Wide Fund for Nature en Estados Unidos, dijo el miércoles en una declaración que el tráfico ilegal de marfil no solo conduce a la matanza al por mayor de los elefantes silvestres, sino también arriesga las vidas y sustento de las comunidades locales, facilita el crecimiento de la corrupción, y socava la seguridad nacional y regional".