Paraguay: admiten error en prometer ayuda a guerrilla

El comando antiterrorista de Paraguay reconoció el miércoles que fue un error invitar a miembros de la guerrilla a entregarse a cambio de ayuda jurídica y económica, para lo que no está habilitado legalmente.

La Fuerza de Tarea Conjunta difundió en los últimos días avisos publicitarios en radioemisoras exhortando a los guerrilleros a abandonar el grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo, que opera en el norte del país.

El mayor Alfredo Ramírez, portavoz del grupo antiterrorista, dijo a The Associated Press que los audios "fueron distribuidos a tres radioemisoras FM del departamento de Concepción y no para el departamento Central (área metropolitana) ni Asunción porque nuestra intención es que esos compatriotas (rebeldes) se entreguen". Concepción se encuentra a unos 440 kilómetros al norte de Asunción, pero los rebeldes también realizan ataques en los departamentos vecinos de San Pedro y Canindeyú.

Ramírez sostuvo que "somos humanos susceptibles de cometer equivocaciones por lo tanto vamos a hacer correcciones" y admitió que las grabaciones fueron una copia de audios similares que se divulgan en Colombia en poblaciones cercanas a la zona de influencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarais de Colombia (FARC).

El fiscal antisecuestro Joel Cazal, encargado de la persecución penal de los grupos rebeldes Ejército del Pueblo Paraguayo y Agrupación Campesina Armada dijo a los periodistas que "estuve en conocimiento de que la Fuerza de Tarea Conjunta iba a difundir los cortos de audio pero por mucho trabajo no pudimos controlar su contenido".

Aclaró que la Fiscalía General del Estado "no va a negociar con los criminales que en estos momentos tienen secuestrado al policía Edelio Morínigo" desde el 5 de Julio de 2014.

"Sobre los principales integrantes del grupo criminal existe orden de captura por numerosos hechos punibles y recompensa para quien ayude a capturarlos. Las grabaciones serán corregidas", anunció.

El analista Alfredo Boccia, experto en la historia de los grupos armados en Paraguay, dijo a AP que las fuerzas del gobierno "demostraron mucha ingenuidad e improvisación con sus exhortaciones a unos guerrilleros que no dudaron en explotar una bomba en la boca de la tía de uno de sus integrantes por delación".

Agregó que "esa invitación a la rendición a cambio de ayudarlos jurídicamente y económicamente no les compete porque no son el Poder Judicial".

A fines de 2014 los jefes de la Fuerza de Tarea Conjunta integrada por soldados del ejército, policías y agentes antidrogas hicieron sin éxito un primer llamado a la rendición.

Desde 2008, cuando comenzaron los primeros ataques a haciendas, puestos policiales y militares, los rebeldes han matado a tres militares, 13 policías y 26 civiles.