Argentina en ONU: conflicto con fondos no está estancado

El ministro de Economía argentino Axel Kicillof dijo el miércoles que su gobierno no pretende alargar el conflicto que mantiene con fondos de cobertura estadounidenses hasta las elecciones presidenciales argentinas de octubre y destacó que "no se lo queremos patear a nadie".

Kicillof dijo durante una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas que la larga batalla judicial con fondos de cobertura que exigen unos 1.500 millones de dólares a la Argentina no es un asunto estancado en las cortes, "sino todo lo contrario, está evolucionando".

"No es un problema de ganas de pasárselo al que viene, ni al anterior, ni al del costado. Creo que hemos enfrentado con total frontalidad y con total esmero esta cuestión y hemos propuesto soluciones", dijo el ministro en respuesta las preguntas de una periodista. "Vamos a seguir trabajando para resolver este asunto. No se lo queremos a patear a nadie. No se lo queremos tirar a nadie".

El problema se remonta al 2001, cuando Argentina declaró el cese de pagos de su deuda. Esos bonos fueron reestructurados en 2005 y 2010 y muchos acreedores aceptaron una importante quita de capital.

Pero en 2008 otros inversionistas compraron algunos títulos de deuda que habían quedado en cese de pagos. El precio de compra se hizo a bajo precio y automáticamente reclamaron ante la justicia estadounidense el 100% de su valor, por lo que Argentina califica a estos fondos de cobertura como "buitres".

Un juez federal neoyorquino estipuló hace años que si Argentina paga intereses a acreedores reestructurados entonces también debe pagar los casi 1.500 millones de dólares que debe a los fondos de cobertura estadounidenses. Argentina se niega a cumplir con la decisión del juez.

Kicillof se encuentra en Naciones Unidas para participar en reuniones con otros países después de que en septiembre la Asamblea General votase a favor de negociar un nuevo marco jurídico multilateral que proteja las reestructuraciones de deuda de países de ataques especulativos. La reunión del miércoles representa el segundo debate mantenido entre naciones para lograr ese objetivo.

El ministro destacó en rueda de prensa después de la reunión que lo único que está estancado en el conflicto que Argentina mantiene con los fondos de cobertura es que "los buitres siguen siendo buitres".

"Nosotros preferiríamos que rápidamente depongan esta actitud, pero no sé si va a ocurrir.", dijo Kicillof en referencia a negociaciones mantenidas entre ambas partes el año pasado en la que no se llegó a un acuerdo y en la que los fondos ofrecieron un descuento al dinero que reclaman.

El funcionario argentino dijo que prefería no dar detalles sobre las negociones del Comité Sobre Procesos de Reestructuración de Deuda Soberana que se llevan a cabo en la ONU. En una reunión del comité abierta a los medios, el miércoles por la mañana, el ministro criticó el "poder insoportable" con el que cuentan fondos de cobertura que compran deuda de países en desarrollo, calificando a los fondos de "parásitos especializados".

Kicillof destacó que las negociaciones en la ONU se centran en proteger la soberanía de países que están reestructurando su deuda o la han reestructurado.

"Porque si un juez de un país da órdenes a instituciones que operan en otro país, entonces evidentemente hay cuestiones serias de soberanía", dijo el ministro a los medios de comunicación. "Eso estamos peleando en los tribunales, pero necesitamos que sea un principio general".

"Siempre va a ser una relación entre acreedores y deudores pero tiene respetar determinados principios, por un lado, y someterse a un determinado marco jurídico para que termine bien, porque si no termina mal", agregó Kicillof.

Portavoces de NML, el principal fondo de cobertura que batalla Argentina, no respondieron a un pedido de Associated Press para comentar sobre la reunión de la ONU.

___

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens