Polonia tacha a reportero ruso de peligro para la seguridad

Las autoridades polacas acusaron el miércoles a un periodista ruso que trabaja para una agencia próxima al Kremlin de suponer una amenaza para la seguridad de Polonia, y afirmaron que debería ser deportado.

El caso se produce en medio de las tensiones entre Occidente y Rusia por las acciones de Moscú en Ucrania. Polonia, que estuvo bajo control de Moscú durante la mayor parte de los últimos dos siglos y medio, es una de las voces europeas que apoyan de forma más abierta las sanciones contra Rusia.

En este momento sigue habiendo dudas en torno al caso de Leonid Sviridov, periodista de la agencia Rossiya Segodnya. La Agencia polaca de Seguridad Interna le declaró un "peligro para el estado polaco" el año pasado. El Ministerio de Exteriores le despojó de su acreditación periodística, y la oficina del gobernador regional de Varsovia abrió una investigación.

Las autoridades regionales de Varsovia declararon el miércoles que estaban de acuerdo con la evaluación de la agencia de seguridad sobre el reportero.

Sin embargo, las autoridades polacas nunca han aclarado qué sospechas o pruebas concretas tienen, y mantienen en secreto todos los detalles sobre el caso. El propio Sviridov dijo a Associated Press que cree ser sospechoso de espionaje, debido en parte a que se le identificó por primera vez como un peligro para Polonia el otoño pasado, en un momento en el que otros sospechosos de espiar para Rusia fueron arrestados u obligados a dejar el país.

El periodista insistió en que nunca ha espiado para Moscú, y señaló que si las autoridades polacas tuvieran pruebas reales en su contra, habría sido detenido y acusado hace tiempo, algo que no ha ocurrido.

"No tienen nada sobre mí porque no llevo a cabo ninguna actividad terrorista, de espionaje, ni nada de naturaleza delictiva. Punto", dijo Sviridov a AP en una extensa entrevista este año.

Sviridov todavía tiene derecho a apelar la decisión ante otro organismo estatal, la Oficina para los Extranjeros, que tiene varias semanas para tomar una decisión. El periodista vive en Varsovia y todavía puede realizar parte de su trabajo, aunque sin acreditación no puede cubrir ruedas de prensa del gobierno ni el parlamento.