Indonesia confirma la ejecución de ocho narcotraficantes

Indonesia rechazó las apelaciones de última hora y ejecutó el miércoles a ocho personas condenadas por tráfico de drogas, aunque sí concedió un aplazamiento en la ejecución de una mujer filipina.

El fiscal general de Indonesia, Muhammad Prasetyo, confirmó en una rueda de prensa, horas después de que los medios informaran de la noticia, que los ocho condenados habían sido ejecutados de forma simultánea a las 12:35 a.m. (17.:35 GMT) por un un pelotón de fusilamiento compuesto por 13 personas. Personal médico confirmó su muerte tres minutos más tarde, indicó.

"Las ejecuciones se realizaron con éxito, perfectamente", dijo Prasetyo. "Todas funcionaron, sin errores", dijo de las ejecuciones de dos australianos, cuatro nigerianos, un brasileño y un indonesio.

Prasetyo había anunciado antes el aplazamiento en la sentencia de Mary Jane Fiesta Veloso, mientras Filipinas investiga su caso.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, anunció que Australia retiraría a su embajador de Yakarta en respuesta a las ejecuciones de los australianos Myuran Sukumaran, de 33 años y Andrew Chan, de 31.

"Estas ejecuciones son tanto crueles como innecesarias", dijo Abbott a reporteros.

El mandatario dijo que el castigo era cruel porque los dos australianos habían pasado una década en la cárcel, y "innecesarias porque ambos jóvenes australianos fueron totalmente rehabilitados en la prisión".

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, dijo en un comunicado que la ejecución de un segundo ciudadano brasileño este año en Indonesia "marca un acontecimiento grave en las relaciones entre las dos naciones".

Brasil había solicitado el aplazamiento de la ejecución de Rodrigo Gularte, de 42 años, por consideraciones humanitarias ya que se trataba de una persona esquizofrénica.

El brasileño Marco Archer Cardoso Moreira fue uno de seis condenados por cargos relacionados con drogas que Indonesia ejecutó en enero, rechazando apelaciones de último minuto de Brasil y Holanda.

Brasil y Holanda retiraron a sus embajadores de Yakarta en protesta por esas ejecuciones.

El aplazamiento a la condena de Veloso causó alivio en Manila.

Su madre, Celia, dijo a la emisora de radio de Manila DZBB de Indonesia que lo ocurrido era "un milagro".

"Pensamos que habíamos perdido a mi hija. Realmente agradezco a Dios. Lo que dijo antes mi hija Mary Jane era verdad, 'si Dios quiere que viva, aún si pende de un hilo o simplemente en el último minuto, viviré", señaló Celia Veloso.

Prasetyo dijo que la ejecución de Veloso fue aplazada porque su presunto jefe fue arrestado en Filipinas, y las autoridades de ese país solicitaron el apoyo de Indonesia para el desarrollo de la acción penal en el caso.

Las ejecuciones fueron condenadas a nivel internacional.

La organización Amnistía Internacional, con sede en Londres, pidió a indonesia que abandone sus planes de nuevas ejecuciones.

"Las ejecuciones son del todo reprobables", dijo en un comunicado Rupert Abbott, director de investigación de AI para el sureste asiático y el Pacífico.

En Indonesia pudo verse a ocho ambulancias cargadas con ataúdes pasando por la ciudad portuaria de Cialacap, donde desembarcan los transbordadores de la isla prisión de Nusakambangan, más de cuatro horas después de las ejecuciones. Se creía que los vehículos transportaban los cuerpos de los condenados.