Condado de LA llega a acuerdo en caso de discriminación

El departamento de policía más grande de Estados Unidos llegó a un amplio acuerdo el martes con el Departamento de Justicia federal sobre añejas violaciones a los derechos civiles que sus agentes realizaron en el desierto de Mojave.

El acuerdo aprobado por la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles se da menos de dos años después de que fiscales federales encontraran un patrón de discriminación que incluía detenciones anticonstitucionales, registros, incautaciones y uso excesivo de la fuerza en contra de negros y latinos en Palmdale y Lancaster.

Los agentes acosaron e intimidaron a personas de raza negra y a otras minorías en viviendas de interés social, presentándose a realizar inspecciones hasta con nueve agentes, algunos con las pistolas desenfundadas, indicó el Departamento de Justicia en su informe de junio de 2013.

Bajo el acuerdo aprobado por la junta en votación de 4-1, el departamento de policía no reconoció haberse comportado mal, pero accedió a ser monitoreado por tres expertos externos y debe cumplir con 150 requerimientos en los próximos cuatro años. También acordó pagar 700.000 dólares a los habitantes que fueron lastimados durante las supuestas violaciones a la Ley de Vivienda Justa.

El acuerdo es la segunda gran resolución en los menos de seis meses desde que el jefe de policía Jim McDonnell tomó el cargo y prometió reformar al polémico departamento. El ex jefe de policía lee Baca renunció abruptamente el año pasado luego de que 18 subordinados fueran acusados de crímenes federales que van desde golpear a reclusos y visitantes en prisión hasta obstrucción de la justicia.

El diciembre, los supervisores aprobaron un acuerdo en el que se requería supervisión de la corte federal y una nueva política de uso de la fuerza en una demanda colectiva introducida por reos que acusaban a los guardias de golpearlos salvajemente.

McDonnell dijo que el acuerdo más reciente le permite al departamento "enfocarse en el futuro y no en el pasado" y seguir avanzando en base a la tercera parte de los requerimientos que ya cumplió del nuevo acuerdo.

Entre los logros, el jefe de policía resaltó en un comunicado el entrenamiento en ley constitucional, la concientización para evitar la caracterización racial y políticas en lo referente a arrestos y detenciones de tráfico.

El Departamento de Justicia encontró que se toleraban las violaciones al protocolo del departamento debido a fallas en la rendición de cuentas en las estaciones de policía de Antelope Valley. Sólo se investigó formalmente una queja de mala conducta de las 180 recibidas por parte de los residentes durante un año.

Los actos de mala conducta provocaron desconfianza y crearon división entre las autoridades y la comunidad.

La discriminación se ha incrementado en Antelope Valley a causa de un cambio demográfico, luego de que la población predominantemente blanca ha pasado a ser superada en número por los negros y los hispanos, que ahora conforman más de dos terceras partes de los casi 150.000 habitantes de Palmdale.

La sobrevigilancia a un programa de asistencia de alquiler, también conocido como Sección 8, para los participantes en viviendas de interés social fue motivada, en parte, por una percepción no corroborada de la comunidad de que los negros habían llevado pandillas y crimen a la zona, señaló el Departamento de Justicia.