Proyecto republicanos bloquea ampliación de viajes a Cuba

Legisladores republicanos presentaron el martes un proyecto de ley que impondría fuertes límites a las medidas recientes del presidente Barack Obama para levantar parcialmente las restricciones sobre los viajes a Cuba.

El proyecto del representante Mario Díaz-Balart, estadounidense de origen cubano que representa a Florida en la Cámara , bloquea los nuevos vuelos y cruceros a Cuba. La cláusula fue agregada a un proyecto de ley de gastos en transportes que la cámara baja debatirá el mes próximo.

Díaz-Balart respondió así a nuevas normas emitidas por el gobierno en enero que alivian significativamente las restricciones sobre los viajes a Cuba y permiten por primera vez los vuelos regulares a la isla, como parte de un avance hacia la reanudación de relaciones tras medio siglo de hostilidad provocada por la Guerra Fría.

El plan republicano impide los nuevos vuelos pero no afecta las normas que permiten la importación de productos como puros y ron en cantidades limitadas.

La cláusula seguramente provocará polémicas y una amenaza de veto de la Casa Blanca. También sebe ser sometida a votación en la Comisión de Asignaciones y en el plenario de la cámara, donde incluso algunos republicanos conservadores piensan que es hora de aliviar el embargo y las restricciones de viajes a la isla.

Medio siglo de restricciones y embargo no han logrado que el gobierno de Castro tome el camino de la democracia.

Organizaciones agrarias, la Cámara de Comercio de Estados Unidos y otros sectores empresariales han expresado apoyo a la reanudación de relaciones iniciada por el gobierno.

Las reglas del gobierno levantaron la exigencia de que los viajeros estadounidenses obtuvieran primero una licencia del Departamento del Tesoro antes de viajar a Cuba. En su lugar, todo lo que exige ahora es que los viajeros afirmen que el viaje es para propósitos educativos, religiosos u otros autorizados.

Díaz-Balart no emitió de inmediato ningún comunicado el martes, pero criticó fuertemente las medidas cuando el gobierno las anunció en enero.

"De un solo golpe, el presidente ha traicionado al pueblo de Cuba y roto su promesa de exigir medidas básicas hacia la libertad antes de normalizar las relaciones con el régimen de Castro", dijo Díaz-Balart.

Cubanoestadounidenses republicanos de Miami que se oponen al gobierno cubano han tenido una gran influencia sobre la política estadounidense hacia la isla desde las migraciones masivas de los años 1980.