PBS dedica programa a Javier Sicilia

Hace cuatro años la muerte de un joven evidenció, una vez más, que las víctimas de la guerra contra el narcotráfico en México no eran solo personas relacionadas con el crimen organizado o de fuerzas de seguridad. Se trataba del hijo del famoso poeta Javier Sicilia.

Juan Francisco Sicilia fue hallado muerto a finales de marzo de 2011 junto a otras seis personas en un auto en el estado de Morelos. Tenía 24 años y estaba por graduarse de la universidad. Apareció atado de pies y manos, con el rostro cubierto de cinta adhesiva, signos inequívocos de las ejecuciones de criminales. Con el tiempo se supo que el motivo fue que acompañó a un amigo que reclamaba un robo cometido en un bar.

La noticia conmocionó a los medios y la sociedad por la notoriedad de Sicilia, reconocido periodista y poeta mexicano.

Al mes siguiente del homicidio, Sicilia creó el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que lo llevaría a recorrer México y Estados Unidos acompañado por víctimas de la violencia desatada en medio de la guerra contra el narcotráfico, emprendida por el presidente Felipe Calderón desde su llegada al poder en 2006.

La historia de Sicilia será presentada este viernes en Estados Unidos por la cadena PBS, a través del documental "El Poeta".

"Estábamos en la posición única de contar una historia que no sería presentada de otra forma", dijo la directora Katie Galloway en una entrevista telefónica desde California. "Trasciende fronteras, cultura e historia, pues es el relato del amor de un hombre por su hijo".

Realizado entre 2011 y 2015, el documental de la serie "Voces" fue codirigido por Kelly Duane de la Vega y coproducido por Nefertiti Kelley Farias. Cuenta con el apoyo de Canana, la productora de Pablo Cruz, Diego Luna y Gael García Bernal, y de realizadores del colectivo Emergencia MX quienes cubrieron la caravana de Sicilia en México.

"Tenían imágenes increíbles de los acontecimientos", dijo Galloway sobre Emergencia MX. "Fue una gran colaboración y los respeto mucho".

El documental ilustra la reunión que tuvo Calderón con Sicilia y otras víctimas en el Castillo de Chapultepec en junio de 2011.

"Calderón simulaba ser un demócrata", dijo un desilusionado Sicilia, quien considera que en el caso del presidente Enrique Peña Nieto las posibilidades de diálogo con las víctimas son aún más reducidas, especialmente después de que estando de visita en Guerrero tras la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa, pidió superar el dolor.

"No sabe lo que es el dolor ni el sufrimiento", señaló en una entrevista telefónica desde Cuernavaca. "Como si la muerte de un hijo, la desaparición de un hijo, fuera extraviar un papel o haber perdido unas llaves".

Las autoridades mexicanas sostienen que se esfuerzan por poner un freno a la violencia y que la situación ha mejorado en la actual administración de Peña Nieto. Sicilia no está de acuerdo con esto.

"La masacre de siete muchachos nos sacó a la calle en una movilización que puso en el centro de la conciencia política a las víctimas, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad", señaló. "Dos años después, a 200 kilómetros de donde sucedió esta masacre de siete personas, donde estaba mi hijo, en Iguala, estaban matando o desapareciendo en una masacre a 43 personas, más seis asesinados. ... La masacre es exponencial en menos de dos años y en ese tiempo muchos desaparecidos, muchos olvidados, muchos masacrados, muchos destruidos de los que no se ha dicho nada. Y ahorita, en este momento mientras usted y yo estamos hablando, en todo el país está desapareciendo gente de la que nadie dice nada", agregó sobre el caso Ayotzinapa ocurrido en septiembre de 2014, a cuyas víctimas está dedicado el programa.

"Somos incómodas las víctimas, las víctimas somos el rostro del fracaso del estado", expresó Sicilia.

Los implicados en la muerte de Juan Francisco siguen presos, pero no han sido sentenciados. El caso lo lleva un juez en Matamoros, Tamaulipas, "un lugar muy complicado", a decir del poeta, quien viaja periódicamente para llevar un seguimiento. El caso terminó en Tamaulipas, otro estado azotado por el narcotráfico, por la cantidad de casos que para ser encausados son sorteados entre jueces a nivel federal.

"Me preocupa mucho porque no hay sentencias y mientras no haya sentencias se puede venir cualquier cosa, corrupciones al juez, amenazas al juez y sí, urgen esas sentencias", dijo Sicilia.

En México muchos se habrían conformado con ver a los responsables de la muerte de su hijo detenidos, pero Sicilia encontró más motivos para mantenerse en pie de lucha: "El amor profundo por mi hijo en primer lugar y en segundo lugar el amor profundo por el prójimo y por el país entero".

"Es mi país, es mi hijo y es mi gente la que está viviendo estas sistemáticas atrocidades, estos sistemáticos atropellos", dijo.

Tras la muerte de Juan Francisco Sicilia tomó la decisión de no escribir más poesía y la ha mantenido.

"El tema de la poesía está cerrado", sentenció. Aunque como pasó con el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, mantiene la esperanza. La literatura no ha sido callada por completo en su vida: actualmente trabaja en una serie de ensayos y en una novela.

___

En internet:

Voces de PBS: http://www.pbs.org/program/voces/