Análisis genéticos entran a seguros médicos

Las grandes empresas en Estados Unidos están estudiando la combinación de análisis genéticos con educación en materia de nutrición y ejercicios físicos para ayudar a sus empleados a adelgazar y mejorar su salud antes de que aparezcan trastornos como la diabetes o la insuficiencia cardíaca.

El análisis genético en los programas laborales de salud es territorio relativamente virgen. Muchos empleadores y aseguradoras cubren estos análisis por razones médicas, por ejemplo para determinar si una persona tiene predisposición a contraer ciertos tipos de cáncer. A principios de año, el presidente Barack Obama pidió al Congreso que apruebe un presupuesto para investigar el uso de los genes de un paciente para adaptar la terapia.

La introducción del análisis genético en un programa de bienestar puede ser una herramienta atractiva para empleadores desesperados por reducir los costos de salud, uno de los componentes mayores del presupuesto de una empresa. Pero los expertos en beneficios laborales dudan de que un enfoque tan novedoso adquiera impulso. Primero deberá superar obstáculos como la renuencia del empleado a revelar información tan personal y el escepticismo del empresario sobre su eficacia.

"Esperan pruebas de que estos análisis genéticos modifiquen los riesgos", dijo el doctor Jeff Levin-Scherz, de la firma consultora sobre prestaciones Towers Watson.

El impulso de sumar los análisis genéticos a las prestaciones médicas de las empresas viene de un nuevo programa de la aseguradora Aetna, y Newtopia, una pequeña compañía canadiense que crea programas personalizados de mejora de la salud. Su oferta usa datos de los pasos iniciales del programa de bienestar, como exámenes físicos y análisis de sangre para determinar cuáles empleados son vulnerables a problemas metabólicos.

Este incluye un conjunto de trastornos como alto nivel de azúcar en la sangre, colesterol alto u obesidad, que en conjunto hacen aumentar los riesgos de insuficiencia cardíaca, trombosis y diabetes.