Kiev: Rebeldes vuelven a lanzar misiles en el este

Los rebeldes separatistas del este de Ucrania retomaron el uso de lanzamisiles que deberían haber sido retirados del frente según el acuerdo de paz alcanzado en febrero, dijeron el martes oficiales del ejército de Kiev.

El ejército dijo en un comunicado que los rebeldes dispararon misiles Grad el lunes por la noche sobre la localidad de Avdiivka, controlada por el gobierno, que está cerca del principal bastión separatista, Donetsk.

Recientemente se ha registrado un aumento de los choques a lo largo del frente que separa a las fuerzas gubernamentales de las rebeldes. Hablando en una conferencia de inversores en Kiev, el presidente Petro Poroshenko advirtió que la reanudación total del conflicto es una amenaza perenne.

"La guerra podría empezar en cualquier momento, pero estamos listos para hacer todo lo posible para dispersar cualquier margen de duda o retirada", dijo.

Un soldado murió y 14 resultaron heridos en los enfrentamientos del último día, indicó Oleksandr Motuzyanyk, portavoz militar del gobierno ucraniano, sin dar detalles sobre dónde se habían producido las bajas.

"La extensión de las violaciones al alto el fuego por parte de la milicia se ha extendido. Por primera vez este mes, el enemigo desplegó el sistema Grad contra nuestros hombres", dijo Motuzyanyk.

Por su parte, el portavoz separatista en Donetsk Eduard Basurin acusó a las tropas ucranianas de docenas de violaciones del alto el fuego. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) observó cráteres de impactos recientes en el pueblo de Nova Marivka, controlado por los rebeldes, que confirmaban el empleo de proyectiles de 152 mm por parte de las tropas ucranianas, afirmó Basurin.

Más de 6.000 personas murieron y un millón más quedaron desplazados por un conflicto que se encarnizó durante el año pasado.

El alto el fuego negociado por Francia, Alemania y Rusia en Minsk, la capital de Bielorrusia, implica que los dos bandos retiren su armamento más letal a una distancia de unos 50 kilómetros (30 millas).

La responsabilidad para comprobar que se cumple el acuerdo recae en la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa. Pero la misión especial de vigilancia de la OSCE dijo el lunes por la noche que los rebeldes prohibieron a sus observadores visitan una zona en la que supuestamente se había desplegado armamento pesado.

Por tercera vez en cuatro días, los rebeldes impidieron que la misión pudiera "acceder libremente a la parte oriental de Shyrokyne", dijo la OSCE en un comunicado.

Shyrokyne está ubicada en la línea del frente y está cerca del este de la ciudad portuaria clave de Mariupol, ahora en manos del gobierno.

Los combates no han llegado a detenerse por completo a pesar del pacto de Minsk, pero los enfrentamientos parecen haberse intensificado los últimos días.

La OSCE dijo que los choques que observó el domingo en Shyrokyne fueron los peores desde el inicio de las hostilidades en esa zona a mediados de febrero.

La misión de la OSCE también dijo haber observado docenas de impactos de munición de tanque, así como el despliegue de muchas otras armas prohibidas por el acuerdo de paz.

Rusia ha desplegado más sistemas de defensa antiaérea en el este de Ucrania posicionados cerca de las líneas del frente, indicó en Washington el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Jeff Rathke.

Kiev querría un despliegue de tropas internacionales sobre el terreno, pero la propuesta fue recibida con hostilidad en Rusia y escaso entusiasmo en los países occidentales.