Servicios de salud arrastran a la baja a Wall Street

Los precios de las acciones bajaron bruscamente el lunes debido a que los inversionistas decidieron aguardar los reportes corporativos que se habrán de publicar esta semana.

Las acciones parecían dirigirse a nuevas alturas por la mañana, pero bajaron por la tarde por el desplome de las emisoras de compañías de servicios de salud. Mylan, un fabricante de medicamentos genéricos, cayó casi 6%. Fue una nota pesimista después de las fuertes ganancias de la semana pasada, concretadas por un nuevo récord en el índice compuesto Nasdaq, 15 años después del clímax de la era punto.com.

Con pocas noticias y las acciones en niveles altos, "pienso que tenemos algo de toma de utilidades aquí", dijo el estratega bursátil Phil Orlando, de Federated Investors, cuando las acciones comenzaron a moverse a la baja en la tarde.

El promedio industrial Dow Jones perdió 42,17 puntos, o 0,2%, para cerrar en 18.037,97. El índice Standard & Poor's 500 cayó 8,77 unidades, o 0,4%, a 2.108,92. El Nasdaq descendió 31.84 puntos, o 0,6%, a 5.060,25.

Los retrocesos fueron generalizados, y siete de los 10 sectores industriales que conforman el S&P 500 registraron pérdidas en el día. Las emisoras del sector de salud fueron las de mayor pérdida, cayendo 1,8%.

Una emisora destacada fue DuPont --componente del Dow Jones-- que avanzó 4,6% después que el inversionista activista Nelson Peltz obtuvo el lunes un poderoso respaldo en su esfuerzo para dividir la compañía fabricante de químicos en dos empresas. La compañía consultiva Institutional Shareholder Services recomendó a los accionistas otorgar al multimillonario inversionista dos asientos en la junta directiva de DuPont.

Más de 150 empresas en el índice S&P 500 reportan resultados trimestrales esta semana, incluidas Ford, Visa, Pfizer y Exxon Mobil. Los inversionistas están ansiosos debido a que la caída de los precios del petróleo y un fortalecimiento del dólar han golpeado duramente los resultados del primer trimestre de algunas compañías. Se prevé que las utilidades por acción de las empresas del S&P 500 hayan perdido 0,8% con respecto a un año antes, según S&P Capital IQ, un proveedor de datos financieros.

Sería el primer descenso desde 2009, aunque es mejor que la caída de 2,4% pronosticada hace dos meses.

A los inversionistas les preocupa además el desplome de ingresos en muchas empresas, debido en parte a la fortaleza del dólar. Eso ocasiona que el dinero generado en el extranjero por parte de compañías grandes de la nación valga menos al convertirlas en la divisa estadounidense. Las empresas pueden compensarlo recortando costos, pero no es fácil dado todo el recorte que ya se ha realizado.

"Estamos en el punto dentro del ciclo en el que los ingresos necesitan aumentar, pero no está ocurriendo", dijo David Lebovitz, estratega de mercado global de J.P. Morgan Asset Management. "No estoy seguro de que las compañías puedan recortar para tener utilidades; éstas están siendo bastante magras".

Los inversionistas además tienen la mirada puesta en el miércoles, cuando la Reserva Federal termina una reunión de dos días en la que los responsables de la toma de decisiones del banco central discutirán cuándo aumentar una tasa de interés crucial que ha estado cerca de cero durante seis años y medio. Después de su reunión de marzo, la Fed abrió la puerta a un incremento de la tasa este año luego de que no mencionó más que sería "paciente" en comenzar a aumentar su tasa de interés de referencia.

Por otra parte, el gobierno dio a conocer su cálculo para el crecimiento económico del trimestre enero-marzo. Se estima que el producto interno bruto haya aumentado 1%, abajo del 2,2% del cuarto previo.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 1,93%.

El precio del petróleo bajó ligeramente el lunes, debido a las preocupaciones sobre una alta oferta que opacan señales de que compañías petroleras están recortando producción. El crudo estadounidense perdió 16 centavos para cerrar en 56,99 dólares por barril en el mercado de materias primas de Nueva York. El crudo Brent cayó 45 centavos en el mercado de Londres, terminando la jornada en 64,83 dólares por barril.