EEUU: Proyecto republicano eleva fondos para guerra

Negociadores republicanos de ambas cámaras se acercaban a un acuerdo el lunes sobre un proyecto de presupuesto que permitiría al partido con mayoría en el Congreso atacar la ley de atención de salud del presidente Barack Obama y a la vez elevar en 40.000 millones de dólares el presupuesto del Pentágono.

El plan depende en gran medida de recortes a los programas internos, en particular a las redes de seguridad para los pobres, y promete eliminar el déficit presupuestario para el 2024. Pero descarta una propuesta controvertida de la cámara baja de reformar radicalmente el programa Medicare, de atención médica para los pobres. También elimina la opción de usar un proyecto de presupuesto de aprobación rápida contra el Programa de Cupones para Alimentos (food stamps en inglés) y los llamados subsidios Pell para estudiantes universitarios.

Aunque la medida no está totalmente elaborada, colaboradores del Congreso que conocen sus lineamientos dicen que probablemente se anunciará en forma oficial el lunes o martes y la ratificarán las cámaras durante la semana. Los colaboradores hablaron bajo la condición de anonimato porque no se les permitía hacerlo mientras continuaban las negociaciones.

Está en juego la resolución anual del Congreso sobre el presupuesto. Esta incluye objetivos amplios, pero por sí sola es bastante débil. Requeriría leyes posteriores, difíciles de aprobar, para alcanzar el equilibrio presupuestario. También le permite a la mayoría republicana suspender la regla sobre tácticas dilatorias y enviar al presidente una medida especial llamada proyecto de conciliación sin la amenaza de una oposición republicana.

El plan de los republicanos es usar el proyecto a prueba de tácticas dilatorias para un ataque frontal contra la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible de Obama en lugar de imponer recortes a los programas médicos para los pobres y la tercera edad, cupones para alimentos y otros. Obama seguramente vetará cualquier ataque a su ley de salud, pero los republicanos quieren enviarle la medida de todas maneras.