Fitch rebaja la calificación de Japón

La agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings ha reducido la calificación crediticia de Japón, que sobrelleva el peso de una deuda enorme.

Fitch dijo el lunes que el gobierno no incluyó en su presupuesto medidas suficientes para compensar el aplazamiento de un aumento del impuesto sobre las ventas para el actual ejercicio fiscal, que finaliza en marzo del año próximo.

La deuda de Japón, la mayor entre los países desarrolladores, es más del doble del tamaño de su economía. El país tendrá que aumentar los impuestos para cubrir los costos crecientes de la salud y atención de la tercera edad a medida que aumenta la edad promedio de la población. Pero un aumento del impuesto sobre las ventas en el segundo trimestre del año pasado perjudicó el gasto empresarial y de consumo cuando la economía cayó en recesión.

Por eso el primer ministro Shinzo Abe aplazó un segundo aumento previsto, lo que pone de manifiesto la grave situación en la que se encuentra el gobierno.

Fitch dijo el lunes que la debilidad crediticia de Japón se debe al creciente nivel de endeudamiento fiscal, que ya es muy elevado. La agencia calificadora destacó que el gobierno ha reducido las tasas de impuestos a las empresas y prevé hacerlo nuevamente durante el año fiscal 2016.

"Estos sucesos acrecientan la incertidumbre de Fitch sobre el grado de compromiso político con la consolidación fiscal", dijo la agencia, y señaló que Japón prevé dar a conocer una nueva estrategia fiscal a mediados de año. "Los detalles de la estrategia serán importantes, pero el grado de compromiso del gobierno para aplicarlo será aún más importante y solo resultará claro con el tiempo".

Fitch redujo la calificación de default de Japón a largo plazo en moneda nacional y extranjera de "A+" a "A''. También redujo la calificación de sus bonos sin garantía en moneda nacional y extranjera de "A+" a "A''.

La mayor parte de la deuda pública de Japón está en manos del banco central y otras instituciones financieras japonesas, de manera que se le considera relativamente estable.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio perdía 0,2% para quedar en 19.983,32 puntos, aunque la mayoría de los mercados registraba comportamiento al alza el lunes.