Republicanos judíos están molestos por acuerdo con Irán

Republicanos célebres y precandidatos a la presidencia reiteraron el sábado su apoyo a Israel y su escepticismo respecto al plan nuclear del presidente Barack Obama con Irán, al reunirse un influyente grupo de judíos del Partido Republicano en el casino de Sheldon Adelson, un importante donador de fondos para ese organismo político.

Hablar ante la Coalición de Judíos Republicanos se ha convertido en algo semejante a un ritual para los precandidatos presidenciales del Partido Republicano que tratan de asegurar el respaldo de Adelson y otros donantes sumamente adinerados en el grupo. El sábado, dos texanos --el senador federal Ted Cruz y el ex gobernador Rick Perry-- hablaron ante una coalición que se jacta de estar creciendo, pero que también está inquieta por un acuerdo con Irán que ha sido descrito reiteradamente como una amenaza a la existencia futura de Israel.

"¿Los mapas subsecuentes del mundo mostrarán una nación de Israel?", preguntó Cruz a la multitud durante su discurso. "Eso es lo que está en riesgo".

David Flaum, presidente de la Coalición Judía Republicana, inauguró la reunión matutina --la única porción pública del encuentro de cuatro días del grupo-- exhortando a Obama a que "presione el botón de pausa y negocie un mejor acuerdo".

Cruz, famoso por provocar la paralización de funciones de gobierno no prioritarias en 2013, prometió hacer "todo lo humanamente posible" en el Senado para rechazar el acuerdo nuclear. Perry también pidió desechar el acuerdo y solicitó un mayor gasto en defensa, tropas en la frontera polaca para contener a una Rusia que se ha tornado agresiva y una postura clara contra el extremismo islámico.

"Éste no es un llamado a la guerra", dijo Perry. "Es un llamado aI tipo de fortaleza que previene una guerra".

La coalición dice que su cifra de miembros se ha más que duplicado en los dos últimos años, y que las donaciones están aumentando lo suficientemente rápido como para garantizar que su gasto en 2016 superará los 4,5 millones de dólares que erogó en anuncios publicitarios para oponerse a la reelección de Obama en 2012.

"Barack Obama y Hillary Clinton son nuestros mejores reclutadores", dijo el vocero Mark McNulty.

Los republicanos tienen la esperanza de que la preocupación sobre el acuerdo de Obama con Irán se traducirá en un mayor apoyo de los votantes judíos en 2016.

"El clima político en este momento es muy fuerte para nosotros, y todos aquí sienten esa oportunidad", dijo Matt Brooks, director ejecutivo de la coalición.

Los demócratas, por supuesto, aseveran lo contrario.

"Los votantes judíos serían más receptivos a los republicanos si el partido dejara de tratar de politizar la relación Estados Unidos-Israel y comenzara a enfocarse en la economía y dignidad humana y asuntos de servicio importantes para los judíos estadounidenses", señaló el viernes la legisladora Debbie Wasserman Schultz, presidenta del Comité Nacional Demócrata, en una conferencia telefónica con reporteros.