Colombia: Jefe policial desmiente crisis en la institución

En momentos en que las suspicacias crecían el sábado, el jefe de la policía colombiana minimizó que haya una crisis al interior de su institución tras el intempestivo retiro la víspera de 31 oficiales, algo que describió como un procedimiento normal.

El general Rodolfo Palomino, director de la policía, pidió en diferentes medios locales no asociar el hecho a "ninguna decisión política", y explicó que la salida de los oficiales, de los cuales ocho son coroneles, fue "voluntaria" y responde a la "dinámica propia" de la institución.

Palomino detalló que algunos de los policías que pidieron la baja lo hicieron tras cumplir más de 28 años de servicio y otros, más jóvenes, optaron por diferentes opciones vocacionales.

En la misma línea se pronunció posteriormente el presidente Juan Manuel Santos.

"No sigan tratando de dividir a las fuerzas armadas, no sigan tratando de politizarlas", pidió el mandatario durante un consejo de ministros desde la ciudad de Cali, en el oeste del país.

"¡Aquí no hay noticia!... Es una cosa totalmente rutinaria, pero quieren combinar lo uno con lo otro, dando a entender que el gobierno está tomando represalias contra --hágame el favor-- las fuerzas armadas", lamentó Santos.

El retiro masivo se da entre declaraciones de algunos sectores, entre ellos el liderado por el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) y hoy senador opositor, que denuncian supuestas divisiones entre las filas de la policía y las fuerzas militares a causa del proceso de paz que lleva a cabo el gobierno de Santos con la guerrilla de las FARC, en La Habana, para intentar frenar un conflicto de medio siglo.

Palomino ha aclarado que no se trató de un remezón en la policía sino de la acumulación de solicitudes de retiro, cuya aprobación se dio apenas hace unos días.

La policía precisó en un comunicado el viernes que las solicitudes "fueron presentadas desde finales de 2014 y valoradas por la Junta de Generales en el mes de febrero de 2015. Posteriormente se surtió el trámite en el Ministerio de Defensa Nacional y la Presidencia de la República, que finalmente expidió el decreto con fecha 21 de abril del presente año".

La fuerza pública colombiana pasa por un mal momento. En la víspera, 33 militares activos y en retiro fueron detenidos como integrantes de una red de corrupción en el interior del ejército.