Ex líder egipcio hace primera llamada a su familia

El ex presidente egipcio Mohamed Morsi habló por teléfono con su familia por primera vez desde que fue derrocado por el ejército y enviado hace dos meses a un centro de detención de ubicación desconocida, informó el miércoles uno de sus abogados.

La llamada se hizo en un momento en que las autoridades se preparan a llevar a Morsi a juicio por las muertes de manifestantes registradas durante su mandato de un año, aunque aún no se establecido fecha para el proceso. El abogado Mostafa Atteyah, dijo que el equipo legal del ex presidente aún no ha podido hablar con él.

El líder islámico ha estado completamente incomunicado en una ubicación todavía desconocida desde que el ejército lo derrocó, el 3 de julio pasado, al arreciar las manifestaciones que demandaban su salida del cargo. Desde esa fecha las fuerzas de seguridad han perseguido al movimiento encabezado por Morsi, los hermanos musulmanes, lo que llevado al arresto de los principales líderes del movimiento.

Al mismo tiempo, la fiscalía egipcia investiga varias acusaciones en su contra, entre ellas la de haber insultado a los jueces.

El ex presidente, que cumplió 62 años cuando estaba detenido, habló con su esposa e hijos la semana pasada e hizo otra llamada dos días después y les dijo que estaba en buena condición de salud, dijo Atteyah.

Morsi también dijo a su familia que se mantendrá "firme hasta el último aliento", de acuerdo con la agencia turca de noticias Anadolu, que informó inicialmente de la primera conversación. Morsi no parece saber dónde está detenido y aún los encargados de interrogarlo son llevados al lugar con los ojos vendados, añadió el reporte.

Las únicas personas que han tenido acceso a Morsi fueron la jefa de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, y una delegación de la Unión Africana. Un grupo de defensores de derechos humanos egipcio también fue autorizado a visitarlo pero Morsi se negó a recibirlos.