Indonesia podría suspender la ejecución de francés

Francia intensificó sus esfuerzos para salvar la vida de un francés condenado a morir fusilado por delitos de drogas en Indonesia, mientras todo parece indicar que su ejecución podría ser suspendida.

Serge Atlaoui es uno de 10 extranjeros cuya ejecución está fijada para los próximos días. Su caso ha concitado la atención nacional en Francia, que se opone a la pena de muerte.

El vocero de la cancillería francesa, Romain Nadal, dijo el sábado que el gobierno intensificó su movilización y está decidido a impedir la ejecución. Veintenas de personas se congregaron ese día en París y en la ciudad natal de Atlaoui, Metz, para presionar a Indonesia a que suspenda la ejecución.

El destino del reo podría quedar en suspenso debido a una queja legal sobre el procedimiento seguido en su pedido de clemencia.

El embajador francés no fue convocado a una reunión con las autoridades indonesias el sábado para la notificación formal de la ejecución tal como se acostumbra. Un abogado defensor de Atlaloui, Richard Sedillot, dijo que la decisión al parecer está vinculada con una denuncia legal pendiente en el caso de su defendido.

"El señor Atlaoui pensó que saldría anoche al lugar de la ejecución", dijo Sedillot. "Preparó su bolso y finalmente descubrió que no estaba en la lista de quienes iban a ser ejecutados".

La esposa de Atlaoui, Sabine, llamó a los manifestantes de París desde Indonesia diciéndoles que "la lucha no ha terminado... Debemos seguir movilizándonos".

El presidente francés Francois Hollande ha advertido que habrá consecuencias diplomáticas y económicas si Atlaoui es ejecutado, según versiones en la prensa francesa.

El primer ministro australiano Tony Abbott, cuyo gobierno protesta por la inminente ejecución de dos australianos en Indonesia, llegará a París el sábado por la noche y se anticipa que discutirá la situación con Hollande.