El aspirante presidencial Marco Rubio busca apoyo en Iowa

Aunque se describe como un líder de la nueva generación, el senador Marco Rubio sigue respetando una vieja tradición en las campañas presidenciales: cortejar a los participantes de las asambleas partidarias en Iowa, el estado donde se inicia el proceso electoral.

El republicano de la Florida irá a Iowa este fin de semana en su primer viaje al estado desde que anunció sus aspiraciones presidenciales para las elecciones del 2016. Su presentación en Des Moines el sábado será la primera para muchos votantes, que no lo han visto como a muchos de sus competidores este año.

"En este momento es una incógnita, pero despierta mucho interés", opinó el veterano estratega republicano Doug Gross. "Es alguien nuevo".

Los republicanos de Iowa manifestaron curiosidad por el cubano-estadounidense de 43 años, quien afirma ser capaz de proporcionar liderazgo y de conseguir una coalición de apoyo más amplia que sus rivales. Pero agregan que necesitará algún tiempo para conseguir adeptos en este estado políticamente significativo si pretende un buen resultado en las asambleas partidarias.

Brent Siegrist, un republicano de Council Bluffs y expresidente de la Cámara de Representantes estatal, dijo que "solo hace falta que Rubio esté aquí; la gente está interesada".

El sábado, el aspirante se reunirá en privado con líderes empresariales y legisladores y planea presentarse en una reunión social organizada por el senador estatal Jack Whitver. A principios de año participó en una sesión de firma de autógrafos en libros en Des Moines; el año pasado hizo campaña aquí en favor del senador Joni Ernst, y en 2012 por Mitt Romney.

Pero muchos republicanos no lo han visto tanto como a otros aspirantes --entre ellos el senador Ted Cruz de Texas, el exgobernador de Texas Rick Perry y el exsenador de Pennsylvania Rick Santorum, que han hecho visitas frecuentes y han tomado la iniciativa formando relaciones con activistas locales y dirigentes partidarios.

El vocero Alex Conant dijo que Rubio espera pasar algún tiempo haciendo campaña en el estado en los próximos meses.

Rubio es uno de los nueve oradores confirmados para el sábado en un acto patrocinado por la Coalición de Iowa Fe y Libertad, de orientación conservadora. También está prevista la asistencia del senador de Kentucky Rand Paul; Cruz; el gobernador de Lousiana Bobby Jindal; Perry; el gobernador de Wisconsin Scott Walker; el exgobernador de Arkansas Mike Huckabee; Santorum, y la ejecutiva Carly Fiorina. No serán de la partida el exgobernador de la Florida Jeb Bush y el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie.

La reunión atraerá al sector conservador evangélico del partido, que tiene influencia significativa en las asambleas partidarias, y se prevé que Rubio hable sobre cuestiones sociales, inmigración y política exterior. Tendrá que demostrar que es un aspirante con fundamento, afirmó el excopresidente del Partido Republicano de Iowa, David Oman, quien no ha respaldado a nadie pero que se inclina por Bush.

"Es un candidato persuasivo y carismático", afirmó Oman. "Entre las ventajas para el senador está el hecho de que los republicanos ansían alguien así. Pero entre las desventajas están que el otro partido, y de hecho el país, se inclinaron por un candidato así en 2008 y no salió tan bien".

Rubio aspira a la presidencia tras un solo periodo como senador, al igual que lo hizo Barack Obama.

"El desafío para el senador Rubio es mantenerse fiel a sí mismo y no prometer demasiado", sentenció Oman.