Dominicana conmemora los 50 años de levantamiento armado

Con marchas, exposiciones, conferencias y actividades culturales, República Dominicana comenzó el viernes a conmemorar el aniversario número 50 de la denominada Guerra del Abril, un levantamiento armado en defensa del gobierno constitucional y contra la intervención estadounidense en el país.

La revolución que buscaba restablecer el orden constitucional "al cabo de varios días de iniciada se convirtió en guerra patria, a raíz de la intervención militar norteamericana", consideró el historiador Juan Daniel Balcácer, quien preside la comisión oficial de los actos conmemorativos.

Recordó que la guerra civil, que en menos de cuatro meses dejó unos 4.000 muertos, fue un movimiento popular, de gente que salió a la calles y tomó las armas primero en defensa del gobierno democrático y luego en contra de la intervención militar estadounidense.

En la catedral de Santo Domingo se realizó el viernes un servicio religioso al que asistieron el presidente Danilo Medina y los miembros de su gabinete, jueces y legisladores. El gobernante luego depositó una ofrenda floral en el monumento en honor al coronel Francisco Alberto Caamaño, uno principales líderes de la revuelta.

La guerra interna comenzó cuando el 24 de abril del 1965 algunos militares vinculados al Partido Revolucionario Dominicano y otros grupos opositores se alzaron en armas contra las autoridades de facto para restablecer el gobierno constitucional del presidente Juan Bosch, quien había sido depuesto en 1963 mediante un golpe de estado apoyado por Estados Unidos.

Cuatro días después de comenzada la revuelta el presidente Lyndon B. Johnson de Estados Unidos envió tropas a República Dominicana con el argumento de proteger a los ciudadanos estadounidenses y sus bienes.

"La revolución de abril se debe continuar desde una perspectiva ética y moral, donde los dirigentes políticos se comprometan" con el pueblo, dijo Rafael Fortunato, presidente de la asociación de ex combatientes de aquella guerra, al encabezar una multitudinaria marcha por la colonial de Santo Domingo.