EEUU: Lynch lleva perspectiva de fiscal a Washington

Como nueva secretaria de Justicia de Estados Unidos, Loretta Lynch hereda un temario que incluye el combate al terrorismo, la prevención de ciberataques y lidiar con asuntos de Policía y raza, asuntos muy similares a los que ha tenido que enfrentar como fiscal federal para la ciudad de Nueva York y gran parte de sus suburbios.

Hereda un Departamento de Justicia inmerso en los esfuerzos para frenar el flujo de reclutados del Estado Islámico a Siria y prevenir destructivos crímenes cibernéticos contra corporaciones estadounidenses. Llega al departamento en momentos de un debate nacional sobre las relaciones entre la Policía y las comunidades minoritarias, algo que prometió abordar en su audiencia de confirmación.

La retrasada confirmación de parte del Senado ocurrió finalmente el jueves. Lynch, de 55 años, será la primera mujer negra en ser secretaria de Justicia. Se espera que preste juramento la semana próxima para remplazar a Eric Holder, que en sus seis años en el puesto hizo de la protección de los derechos cívicos una prioridad central.

Lynch tendrá un tiempo limitado en el ocaso del gobierno de Barack Obama para presentar nuevas propuestas y se cree improbable que difiera mucho de las prioridades de Holder, pero sus partidarios esperan que lleve al puesto su propio estilo discreto y sobrio. En meses recientes ella trató de convencer a los republicanos nerviosos de que llega a Washington con su propia perspectiva sobre la ley y el orden.

"Ella es una fiscal profesional, una persona que ha forjado su carrera en la aplicación de la ley y además alguien apolítico, dijo Robert Giuffra, un abogado de Nueva York que conoce a Lynch desde hace años.

La carga de trabajo no es algo inusual para Lynch, que desde 2010 ha sido la fiscal federal para el distrito del este de Nueva York, una de las oficinas más atareadas del Departamento de Justicia en el país.

El puesto le ha dado la oportunidad de supervisar casos de terrorismo, ciberdelitos y contra funcionarios electos, todos blancos comunes del Departamento de Justicia. Su oficina además estuvo involucrada en la investigación de derechos civiles derivada de la muerte de un hombre negro de Staten Island tras ser sometido a una llave asfixiante por parte de un policía blanco.

Además, tendrá que cultivar relaciones en el Capitolio, donde los republicanos que criticaron a Holder por considerarle excesivamente político tuvieron choques reiterados con él e incluso le declararon una vez en desacato.

"Pienso que el departamento de Justicia necesita mucho que la nueva secretaria comience a reparar relaciones, primero que todo con miembros del Congreso, los supervisores", dijo Ron Hosko, exjefe de la división penal del FBI y presidente del Law Enforcement Legal Defense Fund. "Pienso que la negatividad, la fricción, entre Holder y los comités legislativos de supervisión al final dañó el departamento".

___

El periodista de The Associated Press Tom Hays en Nueva York contribuyó a este despacho.

___

Eric Tucker está en http://www.twitter.com/etuckerAP