Algunos ven trato preferencial en sentencia a Petraeus

Su carrera sobresaliente en los ámbitos del ejército y de la seguridad nacional ha quedado arruinada, al igual que sus aspiraciones políticas por haber suministrado información secreta a su amante, pero algunos creen que el exdirector de la CIA David Petraeus recibió un tratamiento preferencial al ser sentenciado a libertad condicional por dos años y multado en 100.000 dólares por lo que un juez federal calificó como "un grave error de juicio".

"Hay una doble vara de medida expuesta por el gobierno que es desigual, inconcebible y sencillamente injusta", se quejó Mark Zaid, un abogado de Washington DC que representa a empleados del gobierno y militares en casos de seguridad nacional.

La sentencia se pronunció el jueves, dos meses después que Petraeus accedió a declararse culpable de una contravención federal de remoción y retención no autorizada de material secreto.

Ese acuerdo conllevaba la posibilidad de una sentencia de hasta un año de prisión. La fiscalía había recomendado dos años de libertad condicional y una multa de 40.000 dólares, pero el juez David Keesler aumentó la multa para "reflejar la gravedad del delito", en "agudo contraste con 37 años de logros".

El fiscal James Melendres afirmó que al acusado "se le confiaron las informaciones más delicadas sobre seguridad nacional y traicionó esa confianza".

Petraeus, vestido de civil, formuló una breve declaración antes de ser sentenciado, en la que se disculpó "a mis más allegados y a otros, incluso este tribunal, por el pesar que mis acciones han causado". Después de la sentencia, agradeció a sus partidarios y reiteró su arrepentimiento.

La perspectiva de libertad condicional y no prisión había sido planteada en otro caso por los partidarios de Jeffrey Sterling, exfuncionario de la CIA condenado por dar a un reportero del New York Times detalles secretos de una operación para desbaratar las ambiciones nucleares de Irán.

Los fiscales federales en Virginia reclamaron una sentencia severa para Sterling y los funcionarios de probatoria calcularon un posible rango de sentencia de 20 a 24 años de cárcel. Sus defensores, entre ellos el Premio Nobel de la Paz, arzobispo Desmond Tutu, sostuvieron que esa sentencia sería injusta en comparación con la de Petraeus.

El abogado Zaid comparó el caso de Petraeus con el de un antiguo cliente, el exfuncionario de la CIA John Kiriakou.

En 2012, Kiriakou se declaró culpable de haber revelado la identidad de un agente encubierto a un reportero y fue sentenciado a dos años y medio de prisión. Petraeus, en ese entonces director de la CIA, elogió la condena.

Zaid agregó que dado el potencial de ganancias de Petraeus el castigo no era significativo. Agregó que la consecuencia más seria para el condenado era probablemente que ponía fin a cualquier aspiración política.

Sin embargo, Greg Rinckey, exabogado del ejército ahora dedicado a la práctica privada especializado en derecho militar y cuestiones de seguridad, dijo que el castigo era significativo ya que arruinaba la carrera de un general retirado de cuatro estrellas que condujo las fuerzas militares estadounidenses en Irak y Afganistán.

___

Drew reportó desde Raleigh, Carolina del Norte

___

Mitch Weiss está en: http://Twitter.com/mitchsweiss