Norcorea insta a diálogo "sin precondiciones"

El principal estratega sobre armas atómicas de Corea del Norte exhortó el miércoles a que se realice una nueva ronda de conversaciones de seis naciones sobre desnuclearización sin precondiciones, una propuesta que no tiene visos de prosperar en Washington.

Las declaraciones del primer viceministro de relaciones exteriores Kim Kye Gwan en Beijing tuvo lugar en un foro con motivo del 10mo aniversario de las conversaciones, que habían quedado estancadas desde la última ronda del 2008 debido a la manera de verificar que Corea del Norte cumpliera con sus compromisos.

"Estamos dispuestos a sostener conversaciones de seis naciones sin precondiciones", destacó Kim, según informó la agencia de noticias Yonhap, de Corea del Sur.

Funcionarios de Estados Unidos han rechazado sostener nuevas conversaciones hasta que Corea del Norte asuma un claro compromiso a fin de concretar acuerdos previos para deponer las armas, alegando que conversaciones sin resultados concretos sólo socavan el marco de las seis naciones.

Corea del Sur y Japón también sospechan de ese tipo de exhortos. Las otras dos naciones, Rusia y China, han expresado mayor respaldo para que el diálogo vuelva al redil.

En su discurso en el foro, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, dijo que las partes deberían animarse ante una actitud más afable en la península coreana a fin de tomar las acciones necesarias e iniciar conversaciones.

"La situación de la península era relativamente estable cuando cada parte participaba activamente en las negociaciones. La situación era tensa e incluso sin dirección cuando las conversaciones de estancaron", destacó Wang.

Desde que fracasaron las conversaciones, Pyongyang ha provocado tensiones con su tercera prueba nuclear y con el lanzamiento de cohetes, provocando una intensificación de las sanciones de Naciones Unidas contra el aislado régimen comunista.

En meses recientes Corea del Norte ha adoptado una línea más moderada al comenzar a reiniciar contacto con Seúl, y a reparar sus relaciones con China, su más importante aliado.