Pandillas de El Salvador prometen parar delitos y ataques

Las pandillas de El Salvador anunciaron el jueves que le ordenaron a sus grupos armados dejar de atacar a las autoridades e indicaron estar dispuestas a poner fin a los robos y extorsiones que afectan a la población, con el fin de dar paso a la discusión de una agenda para buscar la paz propuesta por uno de los mediadores de la tregua.

En un comunicado entregado a la prensa, los cabecillas de las pandillas, conocidas también como maras, responden afirmativamente al llamado público realizado por Raúl Mijango, uno de los mediadores en la tregua pactada entre estos grupos delictivos en marzo de 2012, luego de la cual disminuyó considerablemente el índice de homicidios.

Mijango ha presentado una propuesta de 26 puntos que deberían de ser estudiados por separado por las pandillas, el estado y la sociedad civil, con la cual el ex guerrillero dice está tratando de evitar una guerra.

"A este grave problema hay que buscarle salidas civilizadas, y la salida civilizada es el diálogo que busca a partir de entendimientos desescalar este conflicto, que de no hacerlo puede terminar derivado en una guerra civil", dijo Mijango al conocer la respuesta de las maras.

Las pandillas dicen que asumen sin condiciones todos los puntos que propone Mijango, incluido el "respetar la vida de los policías, soldados y militares, custodios, funcionarios públicos, jueces y políticos y por supuesto la vida de los más humildes a quienes afecta la violencia".

Agregan que están dispuestos a suspender los delitos patrimoniales, entre ellos la extorsión, y piden al gobierno no obstruir ni sabotear el proceso.

Anunciaron que han girado órdenes a sus estructuras "de acuartelamiento" y almacenamientos de armas y pertrechos para que todos se concentren en el estudio y discusión de los 13 puntos que, según esta agenda, les corresponde.

Además han ordenado cesar de inmediato todo tipo de ataques, e indicaron que no harán uso "ni del elemental derecho a la defensa". Sólo solicitaron que paren los abusos de autoridad y las "acciones de exterminio" que en su mayor parte están siendo presentadas como riñas entre pandillas.

Mijango explicó a la AP que ha propuesto que cada una de las mesas estudie y discuta, por separado, 13 puntos que la agenda les propone y asuma compromisos sobre cada uno de ellos, pero "los asuma con la sociedad, no con la otra parte".

En las últimas semanas las pandillas, que tienen presencia en casi todo el país, han incrementado sus ataques contra las autoridades en lo que va del año ya registran el asesinato de 23 policías, seis soldados, seis custodios y un fiscal.