México: Avalan que algunos agentes extranjeros estén armados

El Congreso aprobó el jueves una reforma legal para permitir que algunos agentes extranjeros porten armas en México, un cambio histórico en un país que había impedido que policías y funcionarios de otra nación estuvieran armados bajo el argumento de que lo hacía para proteger su soberanía.

La modificación legal establece que agentes aduanales y migratorios extranjeros puedan portar armas en ciertas zonas previamente establecidas. La medida beneficiará sobre todo a oficiales de Estados Unidos, al ser el país con el que México tiene la mayor frontera.

Previamente avalada en el Senado, la reforma fue aprobada el jueves en la Cámara de Diputados con 288 votos a favor, 82 en contra y nueve abstenciones, con lo cual se envió al Ejecutivo para su promulgación y entrada en vigor.

La cancillería y la Secretaría de Gobernación aseguraron en un comunicado que con la reforma se agilizarán los flujos de mercancías y personas. En la propuesta inicial del gobierno, que no fue modificada por el Congreso, se establece que, debido a los problemas de tráfico ilegal de drogas, mercancías y personas, se necesita garantizar la seguridad de los agentes aduanales y migratorios, por lo que es necesario que porten armas.

La norma también establece que los mandatarios o líderes de otras naciones puedan ingresar al país con su equipo completo de seguridad.

Hasta ahora la ley mexicana prohibía que cualquier agente o autoridad extranjeros porten armas en territorio nacional o participen en operaciones para detener a presuntos delincuentes.

Algunos analistas y políticos de oposición han considerado que las modificaciones abrirían la posibilidad de que otras agencias de seguridad estadounidenses, como la agencia antinarcóticos DEA, puedan tener gente armada en el territorio.

La norma limita la autorización a revólveres o pistolas semiautomáticas de un calibre no mayor a .40 o equivalente. Los permisos estarán a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional y tendrán una vigencia de seis meses, con posibilidad de renovarse por otros semestres.

Se establece que los permisos se otorgarán bajo un principio de reciprocidad, es decir, que el gobierno de los agentes extranjeros también autorice a oficiales mexicanos de aduanas y migración a portar armas en ese territorio.