NBA abre un puente con el pueblo cubano

Dikembe Mutombo encestó de corta y media distancia, de lado y de frente, mientras media decena de jugadoras cubanas lo miraban con admiración antes de tratar de imitarlo, todos sudando en una calurosa tarde tropical.

Las gradas de la cancha de basquetbol de la Universidad de la Ciencia y la Cultura Física del Deporte, están repletas de jugadores y espectadores, de periodistas y demás cubanos que no se quieren perder la oportunidad de ver las estrellas de la NBA y algunos entrenadores de alto nivel.

Steve Nash y Dikembe Mutombo comenzaron el jueves a impartir talleres de basquetbol a jugadores cubanos, y de esa forma la NBA se convirtió en la primera liga profesional de Estados Unidos que incursiona en Cuba desde que ambos países anunciaron el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas.

"El basquetbol es un puente que puede unir personas y culturas, por eso estoy muy contento de estar aquí", afirmó Mutombo en la inauguración de los talleres que impartirá hasta el próximo domingo junto con entrenadores de la NBA.

Las banderas de Cuba y Estados Unidos ondearon en el aula magna de la Universidad, mientras directivos del basquetbol cubano y de la NBA escucharon los himnos de los dos países ante más de un centenar de basquetbolistas cubanos de ambos sexos.

Terminada la ceremonia, Mutombo, Nash y la comitiva se trasladaron a las canchas de básquetbol de la universidad, donde comenzaron a impartir una clase de basquetbol a los jugadores del equipo nacional de la isla. Ruperto Herrera, presidente de la federación cubana de la disciplina, catalogó la actividad como "la gran fiesta del saber del baloncesto en la isla".

Vestido con un pantalón corto negro y una camiseta azul marino, Mutombo se paró debajo del aro para mostrarles a las jugadores cómo encestaba el balón de lado y les pidió que lo imitaran. Les hizo repetir el trabajo uno contra uno debajo del aro, mostrando algunas mañas siempre con una gran sonrisa y una desconcertante facilidad.

"Cuba es un viaje histórico, y estamos contentos de haber abierto este puente con el pueblo cubano", manifestó Mutumbo, miembro del Salón de la Fama del básquetbol y embajador global de la NBA.

Nash también intervino con sus consejos al igual que James Borrego, entrenador del Magic de Orlando, ambos observando con atención el desempeño de los cubanos.

El base canadiense, quien se retiró esta temporada de la NBA, señaló que su participación en la gira es con el ánimo de "dar más ayuda para que el basquetbol continué creciendo" en la isla. El ex Jugador Más Valioso elogió el talento de los jugadores cubanos, aunque indicó que les falta "roce internacional".

La presencia de la NBA en la isla se produce después que el pasado 17 de diciembre, los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el restablecimiento de las relaciones entre los dos países. Hace dos semanas, los mandatarios se reunieron en Panamá.

Mutombo, congolés de 2.18 metros y miembro del Salón de la Fama del baloncesto estadounidense, consideró que la "histórica visita a Cuba será una oportunidad fantástica de enseñar los valores de nuestro juego" y señaló en particular que el basquetbol "enseña respeto, disciplina y colaboración".

Sentado en las gradas Esteban Martínez, jugador del equipo nacional de la isla, espera su turno para entrar a la cancha.

"Me fascina la efectividad que tienen en el tiro, eso pienso preguntarles" señaló el jugador de 27 años. "(Las clínicas) son una gran oportunidad de aportar nuestro granito en estas circunstancias en que se anunciaron retomar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos".

El joven Felipe Chávez, de 16 años que juega con el equipo de La Habana, no se pierde un movimiento de los estelares de la NBA, y consideró que es "una experiencia muy grande para desarrollarnos, trabajar lo técnico y lo mental" pero también para soñar.

"Me gustaría llegar al más alto nivel de mi deporte y eso es la NBA", recalcó Chávez.

Ambos, como los demás cubanos, se esforzarán en la cancha para ser uno de los dos jugadores que la NBA elegirá junto con un entrenador de Cuba para participar en un campamento de "Basketball without Borders" ("Baloncesto sin Fronteras"), un programa global de la NBA y la FIBA para desarrollar a los talentos, en República Dominicana en una fecha por definir, según informó Alberto García, director regional de FIBA Américas.

En Cuba el deporte rey es el béisbol, pero el basquetbol también tiene su historia pues la selección masculina ganó la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 1972, en tanto las damas están entre las mejores del continente.

En el marco de los cambios emprendidos por el gobierno cubano desde hace unos años, los deportistas cubanos pueden insertarse en ligas profesionales extranjeras, como lo han hecho hasta la fecha sobre todo peloteros, pero Mutombo auguró que las puertas se abrirán en un futuro también para los jugadores de basquetbol.

"Los peloteros cubanos tuvieron otras oportunidades...espero que en los próximos años los jugadores de basquetbol tendrán las mismas...los basquetbolistas cubanos necesitan más roce internacional y a medida que se vayan desarrollando tendrán posibilidades reales de jugar en equipos de la NBA u otros elencos internacionales" recalcó Mutombo.

Pero hasta el momento el embargo económico que Washington mantiene sobre la isla desde hace más de cinco décadas es el obstáculo para que los jugadores radicados en la isla puedan firmar contratos en Estados Unidos.