El Salvador: fuerzas especiales combatirán a las pandillas

Tres batallones con efectivos de las fuerzas especiales del ejército se preparan para unirse al combate a las pandillas, tras detectar concentraciones de los grupos criminales en algunas zonas montañosas del país.

"Son batallones livianos que tienen 200 efectivos cada uno y la base de organización de estas unidades es el Comando de Fuerzas Especiales donde tenemos la elite de nuestros soldados", dijo el ministro de la Defensa Nacional, el general David Munguía Payés, en entrevista con la televisión nacional.

Explicó que estas unidades tienen capacidad para operar en las áreas urbanas y rurales, "con capacidad de patrullajes a corto, mediano y largo alcance, con equipos e francotiradores", con movilidad terrestre y aérea.

Detalló que los tres batallones de fuerzas especiales estarán bajo los mandos militares, pero a disposición de apoyo a los planes de la Policía Nacional Civil.

El ministro informó que las unidades militares van a trabajar en los 51 municipios que las autoridades han identificado como de mayor incidencia delincuencial, pero agregó que tienen capacidad para operar en todo el país, "por eso es que estas unidades son livianas, con gran potencia de maniobra, de fuego y de operar en cualquier lugar del país y en cualquier situación meteorológica".

Munguía Payés, que citó informes de inteligencia, dijo que han detectado algunos grupos armados en las faldas del Volcán Chichontepec, en la jurisdicción de San Vicente, a uno 60 kilómetros al este de la capital y en el cerro de Guazapa, a unos 25 kilómetros al norte de San Salvador.

El jefe militar sostuvo que estos grupos armados, supuestamente de las pandillas, se han refugiado en las zonas montañosas debido a la operatividad de la policía y del ejército en las ciudades.

Sin dar mayores detalles, Munguía Payés afirmó que ya han realizado algunas operaciones contra estos grupos en esas zonas montañosas.

Señaló que las fuerzas armadas ya colaboran en las operaciones de seguridad pública con más de 7.000 efectivos, para resguardar las fronteras habilitadas y los llamados puntos ciegos, así como también para dar seguridad a 19 cárceles, y realizar patrullajes conjuntos con la policía.

La mayoría de los crímenes que se cometen en el país son atribuidos a los más de 70.00 integrantes de las maras o pandillas que tienen presencia en barrios y colonias populares.